domingo, 24 de febrero de 2013

23F ¿Miles de manifestantes?

¿Qué diferencia existe entre una dictadura y una democracia vigilada? Ya contesto yo: ninguna. ¿Dónde están las imágenes aéreas de los miles o cientos de miles de manifestantes del paseo del Prado? Las tiene sólo y exclusivamente el poder.

Ese poder que desde el año 1996 está en manos o sometido a la derecha, porque, no nos engañemos, los ocho años del Sr. Zapatero, gobernó en minoría y gracias a los votos, sí es verdad, de Izquierda Unida, pero también y de modo inevitable e imprescindible, de grupos parlamentarios de derechas, básicamente Nacionalistas.

Entonces, ¿quién se sorprende de lo que pasa?. Y para colmo, por segunda vez, se les ha dado carta blanca a los "populares", (su verdadero nombre es "populistas"). Ahora se ríen de nosotros desde sus poltronas mientras los socialistas se preguntan qué les pasa cuando en realidad no les pasa nada; es a la sociedad en su conjunto a quien le pasa. Y le pasa que no confía en la izquierda; porque a la izquierda parlamentaria española está sola y abandonada. En Europa la izquierda está en retroceso y Obama le ha pillado demasiado lejos a los socialistas españoles.

Pero dejemos de lamentarnos. ¿Qué hacer? Salir a la calle. Los socialistas deben salir a la calle, pero no a protestar, sino a preguntar a la gente qué pueden hacer por ellos. Que luego sólo pueden acompañarles en la protesta, pues vale. Pero tras el "mea culpa" ahora deben solidarizarse, pero no desde despachos.

Una contertulia hoy ha dado en el blanco. Ha visitado sedes socialistas y les ha preguntado qué hacen ellos por el barrio. La respuesta ha sido: nada. Ellos van allí a hablar de sus cosas. Eso es un ateneo, no una casa del pueblo. Eso no es socialismo; el aburguesamiento pacato.

Un comentario que leí ayer decía que debemos pasar de las manifestaciones festivas a las reivindicativas. Lo de ayer no parecía una manifestación, me pareció un tomar la calle, que no está mal. Pero sólo se oyeron débiles consignas. No hubo más que un momento vibrante; un silencio en todo Neptuno que duró dos o tres segundos. Hasta que todos los madrileños no salgan a la calle, esto no cambiará.

Eso sí; sabemos cuantos han sido detenidos por montar follón. Eso es lo que el poder quiere que quede. Esa es la cifra y no cuántos manifestantes éramos.

No hay comentarios: