Entradas

Mostrando entradas de abril, 2008

Actitudes

Imagen
Hay personas que ven la vida como un mar lleno de peces y siguen la norma de o comes o te comen. Si asisten a una pelea, animan a los contrincantes, si no se meten tomando partido por uno de los bandos, sobre todo si el otro es de inmigrantes u otros grupos con los que no simpatizan.Otros se arriman a los peces grandes para que les protejan y nunca se arriesgan por nada ni por nadie. Son los típicos que se ponen a mirar las peleas sin participar o si ven peligro de que les salpique, se alejan, por si acaso.Luego están los que van por la vida intentando cumplir con su conciencia etica o religiosa. Ayudan siempre que pueden y si ven una pelea intentan mediar.Por fin hay otro grupo de personas que se sienten ofendidas por todo. La vida les ha tratado mal y todo el mundo tiene la culpa: el rico, el pobre, el que mira y el que ayuda. Porque no le ha tocado a él la loteria. Este puede fácilmente pasar a formar parte del segundo grupo con un golpe de suerte. Pero sólo el amor le podría hacer…

Personal y humano

Hoy he visto a una mujer como de sesenta, de mediana estatura, no delgada pero sin pasarse, con vaqueros y con una camisa como masculina. He pensado que con los años todos nos parecemos, como los niños se parecen. Hay personas que sin embargo siguen luchando por parecer lo que han sido mientras han contado, caballeros que siguen con su traje y señoras que no se quitan los tacones por nada del mundo.
A lo mejor con los años, cada uno se muestra como se siente: hombres afeminados, mujeres masculinas u otras maneras. No sé. La sociedad nos impone un modelo, modelo que está cambiando poco a poco. Y ahí viene la duda. ¿Es imprescindible el modelo para que la sociedad sobreviva? ¿Otro modelo dará otra sociedad? Los cambios, si son paulatinos no crean conflictos apreciables, pero si se impiden esos cambios, se acaban produciendo las revoluciones.
Por otro lado pienso, en lo personal que todo esto son pensamientos que me podía callar, pero necesito decirlos para sentirme vivo, porque no me gust…

El día del libro

Imagen
De los libros cada uno toma cosas distintas. De una misma novela uno aprende la valentía del heroe mientras que otro aprende que el mundo es duro y hay que andar con cuidado.
La pregunta es cómo elige cada uno su aprendizaje. ¿Será que nada se aprende, sino que cada uno va cubriéndose de una capa de roles copiados según el caracter y la visión que del mundo tiene?
Luego con los años puede que te des cuenta de esa capa que te has colocado para poder moverte por la vida.
Y después tienes que arrancarla y verte como eres en realidad, pero lo que ves tampoco eres tú. Es sólo lo que tus mayores te dijeron que eras.
Y si al final consiguieras eliminar esa capa, ¿qué quedaría?
Quizá la nada.
A mí me marcó a los trece años El Coyote, una colección de mi madre de ciento treinta y cinco títulos que me ventilé durante las clases de aquel curso, el primero que aprobé en Junio. Por cierto que cada vez que oigo Come Together, de los Beatles, me transporto a los jardines de la Misión de San Juan de Capis…

Por la Sanidad Pública de momento

Un vendedor, con todos mis respetos por los vendedores, no pretende facilitar tu vida; pretende obtener la comisión de la venta. Si es honrado se conformará con no mencionar los lados negativos del producto (será tu obigación preguntar por ellos). Si no es tan honrado, te los ocultará aunque preguntes por ellos o se inventará beneficios inexistentes. El dinero va en contra del bien de la persona.
Pasemos a un ejemplo prático: la sanidad. Las clínicas privadas y los seguros privados de salud te dicen que la atención será estupenda. Bueno, -letra pequeña- si eres lo suficientemente rico para pagarlo, que para eso hay distintos niveles de atención. Además, cuando vas a un médico privado lo que cuenta es lo que estás dispuesto a pagar para que te curen.
No niego que aún hay médicos a la antigua usanza que ejercen con verdadera calidad, pero cuanto más jóvenes, menos se guían por aquello de la atención igualitaria.
Y si entras en una clínica, la cosa se desmanda. Ya no es el médico más que …