Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2009

Contra la violencia de género.

(I)
El otro día decía Iñaqui Gabilondo lo que todos ya sabemos: que el hombre se debe implicar en la lucha contra la violencia de género, afeando conductas machistas de otros. Pero no dijo que la mujer, también. La mujer debe dejar de aplaudir que los hombres se peléen. Debe dejar de hablar de "su" hombre. Debe dejar de tratar a su hijo como si fuera más importante que su hija. Debe dejar de despreciar al hombre que no cumple los cánones de macho. Debe dejar de babear con los George Clooney de turno (a muchas mujeres no les importaría ser su esclava). Y si esto es así, ¿de qué carajo estamos hablando? Aparte del hecho de que a muchas mujeres con sueldos decentes, con trabajos decentes, les encanta que les abran la puerta los hombres; es más, les molesta que no lo hagan (es de buena educación ceder el paso a cualquiera, pero no estoy hablando de eso). Insisto ¿de qué carajo estamos hablando? Sí, la sociedad debe cambiar, pero toda. Ni un solo hombre más al servicio de ninguna …

Confianza

La confianza es una de las piedras angulares de nuestra sociedad. Nadie tiene la capacidad de saber qué piensa el otro a la hora de cerrar un acuerdo. ¿Me vendrá a buscar a la salida del cole mi madre? ¿Me dejará tocar mi amigo en su concierto como me ha prometido? ¿Me devolverá el banco mi dinero al final de la operación? Ese riesgo que asumimos es el que nos permite avanzar. Si no hiciéramos así, aún estaríamos en las cavernas.

Muchas veces he oido que lo que se aprecia en una relación no es que el otro siempre cumpla sino que lo intente siempre. Mucha gente cree que una relación se basa en que el otro siempre cumpla. Creo que eso es un error, porque nosotros no cumplimos siempre. Así no habría relación que durase.

Pienso en la pareja, pienso en el equipo de trabajo y pienso en nuestros gobernantes. No pido que sean perfectos, sino que intenten hacerlo lo mejor posible y que cuenten conmigo al hacerlo.

La confianza se pierde con mucha facilidad y es muy difícil, si no imposible, de rec…