Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2012

Derecha a la deriva

La gente de derechas (digo la de derechas de verdad, la que cree en ello), anda hecha polvo. No se trata de decirles ¡que se fastidien!. Allá ellos con sus prioridades. El problema es que si creían que sus políticos iban a arreglar "la crisis que creó Zapatero", han visto que lo que están haciendo los nuevos es hechar gasolina al fuego.

¿Y sabéis por qué? Pues muy fácil, porque la crisis la crearon ellos. No unos de derechas anteriores, no. Ellos mismos, porque ¡son los mismos que gobernaron hace ocho años! En fin. El caso es que a los derechas moderados no les queda donde meterse. Siguen votando al PP como otros votamos al PSOE. La  diferencia es que ellos no quieren cambiar el mundo, sólo ganar dinero y a los pobres que les den. Porque en todas partes hay sinvergüenzas, pero la derecha política ha hecho de la inhumanidad bandera.

Luego están los desesperados, que han optado por huir a lo que llaman TDT-party, o sea, las emisoras incendiarias, donde piden sacar al ejército …

Políticos quemados.

Creo que esta crisis no solo se ha llevado nuestro bienestar por delante. Aparte de otras muchas cosas, se ha llevado a una generación de socialistas que literalmente se han quemado en sus puestos. En los gobiernos de J.L.Zapatero (y ZP mismo) ha habido gente de mucha valía, que podía haber dado juego más adelante. No digo que no vayan a sobrevivir políticamente, pero están tocados.

Sin la crisis, seguramente, hubiéramos tenido un gobierno que hubiera ido aprendiendo poco a poco, asentándose en el poder y esto hubiera permitido seguramente que la oposición se renovara. No ha podido ser. Hoy tenemos en el poder a alguien de la época de Felipe Gonzalez y en el principal grupo de la oposición a otro superviviente, el Sr.Rubalcaba.

A propósito de la situación del Sr. Rubalcaba, quiero decir que el otro día oí en la radio que en España es donde antes se jubila a los políticos por lo general en toda Europa. Yo soy de los que creen que un buen político mejora con el tiempo. Sobre el Sr. Rajo…