Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

Amor y egoismo

El hombre debiera ser bueno no porque esté moralmente bien o porque es lo que tiene que ser, sino porque es lo mejor para uno mismo. La vieja idea cristiana del amor al prójimo está muy bien, pero ahora se puede saber por qué: es más beneficioso para la comunidad y por tanto para las personas que la forman. El conflicto frena el avance de la sociedad. La agresividad es como un palo en las ruedas de la bicicleta que montamos. Por ello me parece fácil de entender que económicamente y socialmente hablando, el bien es más rentable que el mal.

El hombre es egoista, se preocupa ante todo de uno mismo, salvo en circunstancias excepcionales, claro está. Así yo soy bueno bien porque ser malo está penado y me pueden castigar, bien porque ser bueno me da prestigio o bien porque me hace sentirme en paz conmigo mismo. En todos los casos actuo por propio interés. Y esto no es malo.

Dijo un día Punset que el amor nació el día en que una ameba lanzó una señal de algún modo para preguntar ¿hay alguien…
Ha pasado más de un mes.

Lo que se temía ha sucedido. La derechona se ha hecho con los mandos.

Ahora nos esperan años de empleo precario de verdad. Lo que no entiendo es por qué le hemos tenido que dar millones de euros al FMI. ¿No tenían ya bastantes?

Rajoy avisa de recooooortes, pero no dice nada de pérdida de libertades, aunque los del 15M ya lo están notando.

Los humoristas de izquierdas están contentos, ya tienen trabajo asegurado.

Los humoristas de derechas también están contentos, ya tienen cargo asegurado.

Las mujeres y los hombres deberán replantear sus relaciones. Los hombres dejarán de casarse para así poder protejer sus futuras posesiones.

Las mujeres aprenderán que lo que les hagan a sus ex, alguien se lo hará a sus hijos.

Los ricos seguirán con cochazos y los pobres, cada día más pobres... mientras no cambie la conciencia, esto no mejorará. Pero según parece demostrado, el ser humano no evoluciona, sino que perecen aquellos que no se adaptan.

¡El bienestar ha muerto, viv…