Entradas

Mostrando entradas de enero, 2008

SIN COMENTARIOS

Un conductor demanda por daños en su coche a los padres de un joven al que mató Un Juzgado de Haro (La Rioja) verá el próximo miércoles el juicio por la denuncia interpuesta por el conductor EFE 25-01-2008 Un conductor ha demandado por daños en su coche a los padres de un joven de 17 años a quien atropelló y mató cuando iba en bicicleta en un accidente de tráfico ocurrido en agosto de 2004 en Castañares de Rioja. Añadir que el tio iba a 170 y ahora quiere "arreglar su Audi".

Talante

Han pasado cuatro años desde que cambió el signo del Gobierno. Ahora tenemos un gobierno de izquierdas. O de centro-izquierda, mejor dicho. Pero no es de derechas; no lo olvidemos. Y esto se nota de manera muy clara por algo tan simple como el talante de la gente. Cuando llegó Aznar dije: veréis cómo cambia la gente... Y la gente cambió. Empezaron por ejemplo a proliferar los chistes de hombres y de mujeres, las neuronas, los parecidos y tal. Y no hablo de una moda pasajera. Esto duró ocho hermosos años, al igual que el "no sabe con quién está Vd hablando" y las peleas a puñetazos por cuestiones de tráfico. Eso fué la vida con la derecha. Sin hablar del sin-gobierno que permitió el redondeo del euro y la burbuja inmobiliaria. Este gobierno gobierna, a veces bien y a veces mal, pero gobierna. Pide a la gente que sea amable, persigue la violencia machista y los chistes de género han desaparecido. Esto es para lo que se elige a un gobierno. Si mañana la derecha se convierte de

Angel Gonzalez

Imagen
Ayer murió Angel Gonzalez (acababa de morir otro poeta, este del 27: Pepin Bello). Angel Gonzalez fue un poeta cercano, actual. Cuando recibió el premio Asturias, me intrigó por los comentarios que hicieron de él (no suelo leer poesía) y me compré un libro de poemas suyos. Os lo recomiendo. Os pongo un poema cortito. TRABAJÉ EL AIRE... Trabajé el aire, se lo entregué al viento: voló, se deshizo, se volvió silencio. Por el ancho mar, por los altos cielos, trabajé la nada, realicé el esfuerzo, perforé la luz, ahondé el misterio. Para nada, ahora, para nada, luego: humo son mis obras, ceniza mis hechos. ...y mi corazón que se queda con ellos. Lo he tomado de un libro resumen de la editorial CATEDRA (n.121)