Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2010

Triunfadora (2002)

El PP sigue en campaña electoral

La derecha española siempre se ha tirado al monte a cazar. Se lanzó en el treinta y séis sin importarle los millones de muertos. Después, en la democracia (menos mal que estamos en Europa), se lanzó contra Felipe Gonzalez y no les importó cargarse los servicios secretos españoles en su camino. Contra Zapatero llevan seis años, o sea todos, desde el primer minuto, sin importarles hundir a la policía primero, y a la justicia y la economía española después.

Porque, respecto a la economía, tanto que hablan de confianza y se quejan de la falta de confianza que ispira el presidente del Gobierno, ellos son los primero voceros de esa desconfianza. Ellos son los que están diciendo que vamos a acabar como los griegos. Mientras en otros paises las oposiciones han apoyado al Gobierno, aquí la derecha nacional sigue emboscada en el monte, a la espera de cobrar pieza: España, tú y yo.

Y los que les votan son los mismos que han hecho caso ayer al rumor que ha machacado al ibex35, los mismos que se cre…

Un rumor hunde el ibex35. ¿Y luego?

Imagen
Cuando hace relativamente poco, escribí contra la bolsa y su perverso juego, que hace depender a una empresa de su situación en dicha bolsa en vez de en sus beneficios, alguien me comentó que en bolsa sólo están unas cuantas empresas.

Ahora se demuestra que la bolsa es efectívamente pequeña, es el miniyo de otra cosa más grande que se llama "el mercado". Y ¿qué se cuece en ese mercado? Pues nada más y nada menos que el futuro de paises enteros. Un asalariado griego se pasa treinta años pagando religiosamente al estado y de pronto resulta que tiene que abaratar su despido, alargar su vida laboral y reducir su pensión. ¿Y para qué? Para que el rico no se lleve todo su dinero y deje al país en la miseria.

El problema es que el rico se puede llevar el dinero, porque aunque lo ha ganado a costa del trabajo de un montón de griegos, esa riqueza no es del país; es del rico y puede hacer lo que quiera con él.

O sea, que los ricos pueden seguir haciendo lo que quieran, jugando a su monop…