jueves, 23 de junio de 2011

¿Hombre y mujer o seres humanos?

Dentro de la sociedad moderna se consigue la liberación de la mujer de la dependencia masculina. Creo que se debe sobre todo al trabajo cualificado femenino. Pero no es bastante. Al volver al hogar, los papeles hombre y mujer se presentan claramente diferenciados.

Tengo la sensación de que la verdadera revolución sexual consiste en eliminar del todo los roles hombre y mujer, convirtiéndo las relaciones en lo que en el fondo son: la relación entre seres humanos que se atraen y comparten una vida y objetivos comunes.

Ya es frecuente ver que en una pareja heterosexual la mujer asume el papel dominante, mientras que el hombre acepta un papel más pasivo (aunque no menos importante). A lo largo de mi vida he creido entender que el ser humano siembra y recolecta, caza y almacena. Hay una parte de riesgo y una parte de mantenimiento del refugio. Se asemeja a una tienda, en la que hay un dependiente que atiende al público y un almacenero que se encarga de mantener el orden en la trastienda.

Y así llegamos al hecho de que hay personas que prefieren ponerse cara al público y personas que prefieren la calma de la trastienda. Pues en las parejas pasa igual.

Por otro lado, siempre ha habido pasivos y activos, pero ahora la mujer puede ser activa y el hombre pasivo, sin que por ello se resienta su relación.

El problema es que aun muchas mujeres no asumen su papel y pretenden seguir desplegando una gran energia a través de un falso segundo plano. Pero para ello deben dominar al hombre. Esto es lo que me parece que ha venido pasando a través de muchos años. Hasta que esas mujeres (y los hombres que admiten esa situación) no se extingan -para lo que falta tiempo- no tendremos una sociedad sexualmente libre.

La sexualidad reproductora sigue usando la relación macho-hembra (salvando la reproducción asistida), pero la relación hombre-mujer primero y la relación persona-persona arreglarán una lucha falsa entre sexos que sólo beneficia al dominio del ser humano (echadle un vistazo a "La función del Orgasmo" de Wilhelm Reich: http://es.scribd.com/doc/10495213/La-Funcion-Del-Orgasmo-Wilhelm-Reich)

2 comentarios:

Miguel dijo...

No creo en la discrininacion, aunque sea positiva.
Hay que hablar primero de personas y desde este punto romper con los roles de cada uno de los géneros. Luego podemos hablar de las aptitudes de las personas, una a una.
No se puede proteger a alguien como si fuera un animal en vía de extinción.

Camilo dijo...

Estoy de acuerdo. No obstante hay que diferenciar la sociedad de las capitales de la sociedad de los pueblos. Aún falta mucho por hacer.