martes, 6 de mayo de 2008

Panderetillo brujo


Es que no nos dá respiro la vida. Viendo el agobio de Tanhaüser me pongo a pensar en esta leche. Sales de un lio y entras en otro, sin tiempo para sonreir y solazarte. Cuando te quieres dar cuenta se te ha pasado el arroz y has trabajado como decía aquel, para el Corte Ingles, para el Banco, para los parques temáticos... Y, lo peor, se lo has enseñado a tus hijos. La prisa, el agobio, el temor a no tener donde caerte muerto. Te dices que no te dejas llevar, pero caes. Sufres por si no hay dinero en la cuenta para pagar un maldito e insignificante recibo. Luego, cuando tus hijos te liberan de la carga, te das cuenta de que llevas toda la vida corriendo y no has disfrutado de ellos. Nadie enseña a vivir, sólo la vida.

1 comentario:

Alimontero dijo...

Los padres, los hijos, las cargas, la familia.... mmm temazo ahi!
Vivimos tan apurados, corriendo,...hacer cosas, en vez de SER ALGUIEN...es cierto que necesitamos movernos para sustentar, ...y es nuestra obligacion como padres...la diferencia es como VAMOS SIENDO, cada uno desde lo que ES como Ser Humano, cuáles son tus prioridades...eso es importante, parar, detenernos a pensar... en vez de correr y perder "los tiempos"...
un abrazo Camilo,
Besos

Ali