jueves, 22 de marzo de 2007

Donde fueres...

Hoy, en la clase de inglés, hemos comentado un experimento hecho en Londres. Una chica musulmana moderna se puso un vestido musulmán de los duros, negro y largo, que sólo dejaba una rendija para los ojos. Así se paseó por Londres y acabó sintiéndose reprimida, encerrada, agobiada, y recibió todo tipo de miradas y algún insulto.
El profesor nos preguntó sobre qué nos parecería ver a una mujer así. En principio dije que lo respetaba aunque no lo compartía, que había cosas que me molestaban más. Pero luego lo pensé y añadí que me parece que es una falta de respeto hacia los demás. Todos nos mostramos como somos, no ocultamos nuestro rostro.
Por otro lado, nos comentó que hubo un problema en una ciudad de EEUU porque muchos taxistas eran musulmanes y no querían montar viajeros en el aeropuerto si llevaban whisky. Al final, las autoridades les dijeron que si rechazaban a un pasajero, pues bien, pero tenían que volver al final de la cola de taxis. Siempre podían cambiar de parada.
Creo que la religión es algo íntimo pero que nunca debe regir la vida pública. Quizá en la antigüedad, cuando no había ética o educación, tuviera sentido; pero no en una sociedad moderna. Alguien ha querido aprovecharse del poder que acapara al subirse a lo alto a decir lo que un ser supremo le dicta.
Yo no creo en la religión hoy en día, creo en la sociedad civil y en la democracia participativa. Y quien quiera rezar, que rece, pero con su corazón, en calma, en silencio, sin pasear su santidad o su entrega como si los demás estuvieramos perdidos. Me gusta la paz de espíritu y algún día espero lograrla. De momento espero que el día a día sea más cívico.

12 comentarios:

Maripuchi dijo...

Yo creo que mis derechos terminan donde empiezan los de los demás.

A mi no me molesta en absoluto que cada cual profese la religión que le venga en gana (o ninguna), siempre y cuando no atente contra derechos inalienables.

Creo que con lo de taparse la cara, llevas razón. Genera desconfianza.

Si un taxista (servicio público) no quiere llevar mujeres con minifalda o botellas de whisky en su taxi, que no se haga taxista.

Dulce dijo...

Desde que he vuelto de la playa no me aclaro con mi ordenador.....

No se si es que se ha mosqueado por haberlo tenido "abandonado" el fin de semana...La verdad, reconozco que es muy especial y a veces hace cosas inexplicables!!!!!

Mira que procuro tratarlo con cariño pero cuando se pone pesado y empieza a darme ERRORES lo tiraría por la ventana.

Voy a ver si le hago un examen a fondo para que vuelva a ser el de antes porque creo que si tiene algún virus esta empezando a contagiarmelo, y eso si que no. Hasta ahí podriamos llegar!!!!!

De momento me voy a tomar un Frenadol, noto que esoy empezando a costiparme.....

Carolina dijo...

En mi humilde opinión cada quien cree en lo que quiere, y hace lo que quiere, siempre y cuando no afecte a terceros, es muy válido.

Saludos ;)

Camilo dijo...

Maripuchi, Dulce, Carolina, gracias por vuestrso comentarios, aunque no comparta el constipado de Dulce ni la visión de Carolina.
Si voy a una mezquita me descalzaré, aunque no sea mahometano. Se llama respeto a las costumbres. Si en occidente la costumbre es ir destapado (pero no por capricho, sino como muestra de confianza, de "no tengo nada que ocultar"), el no ir destapado es una falta de respeto. (Hay que recordar al respecto el famoso motín de Esquilache).
Además, por qué no van tapados los hombres y sí las mujeres. No hay que confundir las costumbres inocentes contra las que atentan contra los derechos humanos. Y el sometimiento (ablación incluida a veces) de la mujer al hombre es un claro atentado de los integrismos (no quiero hablar ahora de la Iglesia Católica, pero se podría).
Si alguien quiere vivir encerrado, está en su derecho, pero si se vive con los demás hay que aceptar sus normas.

pensando con el corazon dijo...

Pues yo estoy contigo Camilo..

Cada cual que crea en la religión que sea, y si ésta no le permite convivir con otras, pues que no visiten nuestros paises. Encubrir, la Edad Media y sus aberraciones, en el siglo XXI en nombre de una creencia religosa y alegando "respeto" a su educación.. me parece y suena más a que son ellos son los que quieren que los veamos diferentes y no integrarse.. SI tuviese que viajar a ciertos paises, tendría que tener mucho cuidado en andar por la calle en falda corta.. no?

EN fin, en esto puede que sea algo radical, pero hay cosas, como la integridad de las personas que no pueden "excusarse" o eludirse bajo ningún concepto.

UN abrazo

Camilo dijo...

Para que no se nos malinterprete, quiero decir que todo este comentario va sobre los redicales religiosos y no sobre esa enorme cantidad de gente creyente y tolerante que puebla el mundo árabe.

adelle dijo...

La tolerancia y la no discriminación con los demas y sus creencias por cierto, son un tema muy complejo y hay una delgada línea que separa a los tolerantes con los intolerantes.
Hay que tenerle respeto y admiración a aquellos que llegan al poder y no tratan de imponernos sus propias creencias religiosas o morales.
Por que discriminar a alguien que por cultura se tapa por completo?
Cuando alguna costumbre o creencia "nos la tomamos con la leche", Como una forma de decir que lo aprendimos de nuestros padres desde la más tierna infancia, no la vamos a dejar a un lado solo porque estamos en otro país o lugar.
Eso de que mis derechos terminan donde empiezan los de los otros, depende del tiempo y del lugar, es relativo.
Yo no soy tolerante con todo, ni porque sí, simplemente mi postura es, aprendamos a no discriminar y seamos más tolerantes con las creencias de los demas.

Camilo dijo...

Siento no poder coincidir contigo, Adelle. La cultura es para mí el crecimiento de la sociedad y culturalmente las religiones fueron de menos a màs. Es tiempo de que vuelva a ir a menos y cuando digo a menos no me refiero a cantidad de practicantes sino a interferencia en la vida ciudadana. La cultura nos indica que hay que adaptarse a los tiemos y el que no se adapta, desaparece. Es una cuestión ¿antropológica?. No sé como decirlo, pero el ser humano avanza a pesar de todo, aunque sea a trancas y barrancas.
Y sí, respeto las creencias, siempre y cuanto no me afecten. Si un cura dice que no hay que casar a gays, me afecta. Si alguien se me acerca tapado hasta las cejas, me afecta. Y tengo derecho a rechazarlo. La comunicación a cualquier nivel exige ponerse de acuerdo ambas partes. Si una no quiere ceder nada, me parece que no hay comunicación.

zalakain dijo...

Pues yo discrepo, Camilo. Hace poco vi a una de esas mujeres que sólo dejan ver sus ojos y me produjo una impresión fuertemente negativa. Y eso me hizo pensar en lo alienado que vivo.

Maripuchi dijo...

Quizás (por desconocimiento) la pregunta interesante sería ... ¿por qué se tapan?

Y en la respuesta hallaríamos también la nuestra.

Camilo dijo...

Zalacaín, creo entender que te sentiste alienado por haber tenido una actitud negativa a su vestimenta. ¿No?. Pero, ¿sentiste animadversión? Si es así, entiendo tu incomodidad.

Pero yo no me refería a eso. Me refería a que si esa persona (que suponemos mujer) te habla puede molestarte la situación. Ya digo que mientras no haya comunicación no hay problema. Cada uno puede vestir como quiera. Yo no veo un terrorista cada vez que veo un musulmán. Eso sí es culpa de los medios que nos han machacado el cerebro con eso. Gracias por tu comentario.

Maripuchi: me gusta cómo planteas la respuesta. Al final siempre resulta que hablando se entiende la gente.

zalakain dijo...

Así es: sentí animadversión. Inmediatamente, me sentí incómodo con esa animadversión (sin poder superarla). Supongo que se trata de que me parece cerrada e inaccesible. Si quisiese hablar conmigo, entonces posiblemente desaparecería mi animadversión, no lo sé.