martes, 5 de abril de 2011

Patética Igualdad

Hoy, en un vano intento de dejar claro por enésima vez, lo buenas y lo válidas que son las mujeres, Radio Nacional de España ha dado la noticia de la vindicación de las maestras de la República del 36. El titular, claro está se les ha ido yendo al garete según fluía el hilo de la noticia. Conectaban con una promotora que les hablaba de los maestros y maestras, después con una maestra, que no era tal, sino hija de maestros republicanos asesinados por los bárbaros.


El caso es que tenemos un grupo de mujeres que quieren hacerse un hueco en la historia, falseando la historia, ocultando la historia. Ya no es bastante con intentar demostrar que Einstein era un capullo y la genial era su mujer, sino que ahora tratan de ocultar la existencia de los maestros republicanos.

El movimiento feminista, como todo lo que el hombre emprende, tiene dos caminos posibles: con el otro o contra el otro. Esta linea de pseudo-feministas ha optado por un camino que va desde el sin-el-hombre hasta el contra-el-hombre, dejando de lado el con-el-hombre.

Y es que la política de confrontación que se inició en el año 1996 ha dado sus frutos. Recuerdo que fué entonces cuando volvieron los viejos chistes machistas y los nuevos hembristas. Y es que casi todos somos hijos de nuestro tiempo. Tendrán que venir nuevos tiempos para que volvamos a la moda unisex, que es la verdadera tendencia de izquierdas y abandonar esta falsa realidad hombre-mujer, donde todo se explica de cierto modo. Donde un crimen que comete una mujer, es un crimen, pero si lo comete un hombre, es violencia machista.

Y es que hay mucho miedo a llamar a las cosas por su nombre. Esa es otra de las lacras que dejó el Aznarismo: el miedo a la verdad. Ya, uno no puede decir que confia en Sortu, o que las mujeres son violentas; está mal visto. Mientras, las leyes siguen entregando a los niños a las madres y bajándoles el sueldo en los trabajos. Eso es lo que hay que cambiar. La justicia española, heredera de la caverna, es la que está pendiente de revolución.

Supongo que esta deriva feministoide es la lógica consecuencia de la visión facha de la mujer: maravillosa y quietecita. Esperemos que la sensatez vuelva a los tiempos en que la mujeres y los hombre andaban codo con codo, pero no hacia una manifestación feminista, sino a levantar el pais.

No hay comentarios: