miércoles, 25 de agosto de 2010

Un beso

Circula una frase por internet que me gusta sobremanera: ama como si nunca te hubieran herido. Creo que es fundamental. Pero el matrimonio a través de los años y los hijos van apagando esa llama conocida como pasión.

Os propongo que recordéis vuetros primeros besos. Quizá ese baso tímido al principio, tenaz y apasionado después. Ese puente de unión entre dos cuerpos llenos de energía y ardiendo de deseo de abrazar y ser abrazados.

Ese primer beso sin confianzas, sin sobreentendidos, un quemar las naves, lanzarse al vacio, al futuro incierto.

Sentaos en el suelo, el uno frente al otro y volved a descubriros. Paso a paso, recorriendo de nuevo los viejos caminos. Será la señal de que os queda mucha vida.

No hay comentarios: