martes, 30 de octubre de 2007

...y qué más dá!

Antes de nada he de decir que admiro a la gente de San Carlos Borromeo. Una vez dicho, creo voy a crear la liga española del hombre sojuzgado en beneficio de la iglesia católica. Bien he apoyado a las mujeres maltratadas y machacadas y asesinadas. Ahora pido el apoyo para todos esos hombres que entran en la iglesia para casarse con un rito en el que no creen pero al que en el fondo respetan, porque su novia les ha dicho que qué diría su familia si no lo hicieran y que si él la quiere, la complacerá. Total, a mí me da igual, dice él... y la paz y la armonía siguen, eso sí, tras pasar por unos cursillos en los que le dicen unas cosas terribles con penas de infierno si no crian a los hijos que Dios les mande como manda la santa-madre-iglesia. Y pasa el tiempo...oh, el hogar, la vida adulta(?) y libre. Pero, ay, tras varios intentos, consiguen tener un bebé -muy lindo y tal- y viene la segunda parte: el bautizo. Y vés al hombre escuchando por segunda vez la misma monserga de la esposa... La misma historia, la familia, el convite... y, al final, la iglesia de nuevo.
Bueno, pasa otro poco y llega el colegio (a veces hasta la guardería). Cómo lo vas a llevar a un público, donde solo hay inmigrantes o a un privado laico, que o son cutres o son muy caros. Mejor a uno de curas, si es niño, o de monjas, si es niña. El hombre cede otra vez. Él a currar, que para eso está...Luego sigue la Comunión (lo de pasar al niño por el manto de "La Virgen" me lo salto) y los demás ritos. Cuando el hombre se quiere cagar en en "tó", ya es demasiado tarde.
Para l@s reticentes diré también que, como en la violencia de género, también se da al revés pero menos. Mi moraleja es que la paz la debemos construir entre todos.

6 comentarios:

Ninoschka dijo...


Paso a saludarte después de tanto tiempo de ausencia mía.
Espero que estés muy bien y que tengas una regia semana.
Bss y cuidese mucho
-yo-

adelle dijo...

Es muy cierto lo que escribes Camilo, en mi pais tambien se da mucho el "y que más dá", pero se da algo peor todavia, como las novias que se casan de blanco por la Iglesia ya que la ceremonia es más bonita, elegante y "parafernalica" y ellas con sus aires arribistas son felices, pero de verdad no creen en el sacramento en lo más mínimo.

Camilo dijo...

Ninostsak: Graciass a tí por acordarte de mi persona.
Adelle: Sí. Parece que los únicos que nos tomamos a la religión en serio somos los que creen firmemente y los que no creemos en ella (o tememos a los poderes que la gestionan). El resto se deja llevar como ovejas...
Quiero ser justo. Respeto a la gente que cree en algo, siempre y cuando no condene a los que no pensamos igual. En cuanto a la Iglesia Católica (no conozco otra) no me gusta su sesgo machista, materialista y excluyente. Sí me gusta que haya tenido el valor de ponerse en contra de la guerra de Bush, pero quizá fué debido a que el Papa estaba ya desligándose del poder...

adelle dijo...

Comparto absolutamente eso de respetar a quienes creen en su religión, siempre que no tengan esas posiciones rigidas de condenar aquello que es diferente.
Y como dices respecto a la religión Catolica, comparto de de su sesgo machista, materialista y excluyente, aunque en mi país hubo un Cardenal Raúl Silva Henríquez, catolico Salesiano, muy querido y respetado, que luchó contra la dictadura de Pinochet desde sus inicios hasta su termino, siempre coherente y fiel a sus principios

Maripuchi dijo...

Yo creo que el problema es que los ritos laicos no tienen buena prensa.
Yo me casé por lo civil en el ayuntamiento de un pueblo idílico, vestida de novia (a mi manera, hubiera ido de blanco si mi manera hubiese sido el blanco), la ceremonia fue preciosa.
He escuchado a muchísima gente decir que las bodas civiles son sosas y horribles ... nono, soso y horrible es un cura diciendo monsergas en las que no crees...

Un besito, Camilo.

Camilo dijo...

Gracias a todos. Me habéis hecho escribir otro comentario. Leñe!