lunes, 24 de septiembre de 2007

Cardiosfera

















Uno a veces se pregunta por qué conecta tan bién con ciertas personas y por qué le ponen a uno colorado con sus alabanzas. Desde que he entrado en este mundo de internet, primero con los chats, luego los grupos y ahora los blogs, he contactado con cierto número de personas. He visto Trolls insensibles y zafios, he visto -y a veces yo he adoptado esta forma de expresión- frios comentaristas. Otras veces me he pasado y he sido quizá pelota, quizá hasta baboso.
Otras veces, por fin, he puesto el corazón en lo que escribía.
Es cierto que a veces nos sentimos impelidos a ponernos muy ñoños. Pero de todo lo que he escrito o leido, me quedo con los textos sinceros con una pizca de calidez.
Tengo que decir que eso es lo que he encontrado en este rincón de blogs en los que me muevo actualmente. Sarsillo, Dulce, Tanhaüser, Zalacain, Arbillas, Maripuchi, Mucha, Adelle y todos los demás que dejan allí comentarios.
Quizá la respuesta a la pregunta inicial esté en el hecho de que, ya que los parecidos se buscan, esta cantidad de blogs forman un país de lo más agradable. Tenemos jardineros, matemáticos, músicos, políticos y pintores. No nos privamos de nada. Creo que he encontrado aquí gente muy especial y no quiero enumerar pero cada uno sabe le que le he podido dar.
¿Es esto una despedida? No, es un reconocimiento y un intento de aportar un granito en la idea de que formamos una red de personas que están siempre a la escucha. Esperando las sorpresas, los llantos o las dudas de los otros, sabiendo que tenemos muchas puertas abiertas.No pretendo decir que sea la panacea, pero a veces resulta dulce y a veces interesante asomarse a los blogs de esta cardiosfera.

9 comentarios:

Maripuchi dijo...

Camilo, muchas gracias por la parte que me toca...
A mí me pasa un poco igual que a tí. Si exceptuamos a cuatro (o cinco) indeseables, mi rinconcito de blogosfera es un lugar la mar de cuco y acogedor. Con gente con la que me iría de vacaciones (por poner un ejemplo de intimidad).
Un beso inmenso. Que sigas disfrutando tanto la vida.

pensando con el corazon dijo...

Gracias por la mención. Es cierto que este mundo permite hacer amigos y buscar apoyo.
Para mi también es un placer encontrar a personas "cercanas" y como no, dar una vueltita por tu casa.

Un abrazo

Sarsillo

mi despertar dijo...

Que lindo lo que escribiste te salió del corazón

zalakain dijo...

Yo soy, por fín, un ex-cartero de la camilosfera

Camilo dijo...

Gracias, majetes por pasar por aquí. Tomaros algo. Y encantado de visitar de nuevo vuestras trastosferas, bingosferas, juergasferas o lo que tengáis. No seré yo quien os las califique. Ja, ja.

adelle dijo...

Bueno Camilo
Aunque ya no tengo blog, gracias por esa mención, tengo que decirte que es un agrado leerte y comentar en el tuyo, porque vos siempre tienes una palabra "acogedora" con tus visitantes.
Eres un encanto de ser humano, que escribe con el corazón, dibuja y canta ¡que más se puede pedir!
Un abrazo

Camilo dijo...

Adelle, no debería colocar tu comentario porque me ha puesto colorao. Sólo pretendo poner un granito de arena en esta "cardiosfera". Gracias por tus cariñosas palabras. Vosotros si que sois unos encantos.

Tanhäuser dijo...

Yo también lo creo, Camilo. A veces creo que en los blogs conocemos realmente a las personas. Supongo que este pseudoanonimato que tenemos nos permite volcar nuestras fobias, nuestras pasiones, nuestras ideas,... sin temor a que quien las entiende o quien las descubre las pueda utilizar en contra nuestra.
Un gran abrazo, querido amigo (y digo amigo con todo lo que eso significa).

manly dijo...

Hace unos meses, yo desconocía por completo que este mundo existia, el mundo de los blogs. Me hice de uno precisamente para ver qué era todo esto. Unos meses después sigo sorprendiéndome y cada vez me entusiasma más.
Me gusta, cuando tengo tiempo, navegar entre los blogs, ir de tejado en tejado para descubrir nuevos sitios. Hoy he llegado hasta aquí.
Un saludo.