sábado, 13 de enero de 2018

¿Por qué gana Trump?

Ya sabemos que hay gente cuya ambición es el dinero. Ya los conocemos. Son capaces de arruinar alegremente a cualquiera. Pero eso no basta para explicar el triunfo de los populistas impresentables como Trump... o como nuestro querido partido en el poder o su marca blanca.
Por un lado está la educación. No se educa para buscar la verdad. Se educa para admitir una verdad. Te dicen lo que está bien y lo que está mal, pero no te enseñan a dudar y a cuestionarte las cosas. Así que al final la gente huye de la duda. Me hace gracia el hecho de que la gente de derechas de este país, vota en masa mientras que la gente e izquierdas divide su voto. Ahí está la duda.
Y es que creo que la luz nace de la discusión y hay que pactar para conseguir las cosas. Todo eso está muy bien.
Pero luego está el problema de la izquierda culta. Cuando tú ves en televisión a esa gente tan guapa como la que sale en los Oscars, en Cannes o en los Globos de Oro... tan inteligentes, tan capaces,  y tan lejanos... Y tú eres un granjero de Arkansas… Te acuerdas de su madre. “A la mierda con ellos”, piensas. “Trump me da cosas ciertas. Es mierda, pero se parece más a mi realidad”...
Lorca creó un teatro itinerante que iba por los pueblos, llevando la cultura a la gente. Rosendo canta para cualquiera con unos precios populares. Pero la mayoría de la cultura de izquierdas (motivadora, innovadora, interesante…) es cara.
Todo esto me recuerda a lo de "Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Y es que si eres de izquierdas, no te puedes comportar como esa derecha que criticas.
Pasado el punto del mínimo necesario para vivir, el problema no es tener más o menos dinero, sino para qué lo usas. El dinero se puede usar para cosas buenas o malas, para hacer feliz a la gente o para tu propia comodidad. El equilibrio entre estos dos polos, marca tu grado de humanidad.

No hay comentarios: