viernes, 11 de marzo de 2016

Cantautores, gente de mal vivir.

Hace no mucho oí criticar a un cantautor "porque vivía de subvenciones". La persona inculta (que no analfabeta, dos cosas muy distintas) suele atacar a los demás porque en su falta de inteligencia, siempre le echa la culpa a los demás de lo que a ella le pasa. Así ataca a los maestros, a los funcionarios, a los políticos, a los artistas subvencionados... Pero no ataca a los banqueros. Ni a los que le roban en su ayuntamiento (porque les ha votado) ni a los grandes empresarios que fuerzan trabajos de basura.


Los maestros a veces se libran, pero no siempre. Ahora visto el riesgo que corren, les están dejando en paz...de momento. Los políticos ahora están en racha. Son "trendin topic". Funcionarios y artistas siempre con el "san benito" de ser vagos subvencionados. Yo creo que como en todo hay vagos y gente que trabaja. Pero si uno no ha sido capaz de sacarse una oposición, no le puede echar la culpa al que si ha sabido. En cambio, antes al menos, podía ganar mas. Eso me recuerda a los autónomos que tienen chalet y dos coches y luego braman porque la crisis les ha hundido. Mientras tuvieron, ni guardaron ni repartieron. En cambio otros han aguantado porque sabían que las vacas a veces vienen gordas y otras flacas.

Pero volviendo al cantautor subvencionado. Por suerte he conocido últimamente a algunos cantautores. Gente de mal vivir, pero no porque quieran, sino porque andan controlando el gasto y en trabajos temporales y precarios en muchos casos. También los hay que compaginan su arte con trabajos decentes, pero muchos no. Y estos por supuesto que si pillasen una subvención no la iban a rechazar. Claro que han escogido esa vida y hacen lo que pueden para no abandonarla. Pero a cambio no pisan un hotel, ni coche a menos que sea de tercera mano. Lo de tener hijos casi ni se lo plantean. En la jubilación mejor o piensan. Los centros comerciales no los pisan a menos que actúen allí. Eso sí. Viajan bastante en general. Tienen muchos amigos. Prefieren leer a ver la tele.

Y alguien preguntará: y para qué queremos a los cantautores. Pues de ellos beben esos artistas que nos entretienen. Además, las ideas que mueven el mundo las crean dos genios, las cantan cien locos y las copian las grandes compañías para sus campañas y así llega al gran público. 

Hay artistas subvencionados, pocos, pero en cualquier caso se lo han ganado a pulso, con trabajo diario y constante. No despreciemos el arte y lla cultura porque no esté en el catálogo de Arco.

No hay comentarios: