domingo, 15 de febrero de 2015

50 Sombras de Grey

¿Qué es el mainstream? Para mí, es el pensamiento dominante, o que se lleva, lo que aborrega. Y ¿qué dice el mainstream sobre la violencia de género? Que los hombres somos violentos y que maltratamos a las mujeres. Y que por eso mueren tantas mujeres. Pues yo creo que no. Que hay mujeres muy violentas, que hay una sociedad muy violenta y que se oculta mucha verdad

 Para mí hay tanta violencia femenina como masculina. El problema es que quizá solo se sepa lo que interesa, que quizá un hombre suele ser más fuerte que una mujer y en caso de pelea, ella lleva la peor parte. A mi me enseñaron que el fuerte no debe abusar del débil, que el hombre no debe hacer daño a la mujer. Que los mayores deben proteger a los niños. Que los ancianos merecen respeto y descanso porque ya han dado suficiente.

 Pero veo un mundo donde se premia al que abusa, donde si no te aprovechas de una ventaja, eres tonto. Y oigo cómo mujeres hablan con desprecio de los hombres. También oigo a algunos hombres, pero son menos.

 ¿Quién está haciendo la revolución? ¿Las mujeres o los hombres? ¿Quién se está liberando realmente? ¿Por qué los hombres se deben liberar si se supone que el mundo es de ellos? Pues porque es mentira.

 El poder es quien manda. Al igual que pasa con el racismo, el machismo no es más que un reflejo del abuso del poderoso. Pero es mejor tener ocupado al pueblo luchando contra fantasmas. Hombres contra mujeres, nacionales contra inmigrantes. Y el poder recogiendo sus diezmos.

 De las muertes por violencia de género, las mayoría no presentaban antecedentes de maltrato. La minoría afectan a menores, en la mayoría de los casos, el asesino se suicida o o intenta y casi siempre se entrega... Creo que hace falta más seriedad en el estudio de estos casos. Pero, ¿a quien le importa la imparcialidad, la seriedad y la verdad? Unos buscan titulares, otros justificaciones y otros ocultar su basura tras el tremendismo.

 Pero si se fuese riguroso, se vería que detrás de toda esta violencia está la desesperación y la miseria. Y que el único remedio contra estas no es educar a los niños para que no sean violentos y a las niñas para que no se dejen. Es educar a todos para que se sientan libres e iguales ante la vida. Y eso no interesa.

 Se vive muy bien quejándose de lo machistas que somos los hombres mientras una se apasiona con 50 sombras de Grey y se preocupa del último sujetador para comerse a cuatro tios o tias más, mientras otra mujer muere en su casa. Pero a aquella clase de mujer no le hables de política y sociedad. Esas cosas no le interesan.