jueves, 5 de diciembre de 2013

¿Por qué se cae el cojo?

Hay un argumento según el cual aquel hombre que se suicida porque su mujer se queda con los niños y la casa sin dejarle un resquicio a la esperanza de tener una familia, se suicida porque era un suicida en potencia, un enfermo. Vale, pues si eso es así, un cojo que se cae porque alguien le empuja tambien se cae porque es cojo y no porque le empujen. ¿No? 

Pues no. Si el hecho de que sea cojo no exime de la culpa del que le empuja, el hecho de que un hombre se suicide porque le hacen la vida imposible con toda intención, es de la que, carente de todo sentimiento de humanidad, deja a ese hombre sin sus hijos. 

Llega un momento en que una de los miembros de la pareja deja de tener deseos. Ya tiene lo que su impulso natural le pedía, que eran los hijos. Y descubre que no ama a la otra persona. Y decide que se quiere separar. Hasta ahí todo normal. 

Pero decide unilateralmente, que la casa es suya, porque para eso la ha arreglado, colocado y puesto a su gusto (se ha apropiado de ella). Y decide que los hijos son suyos, porque para eso los ha parido. Entonces comienza el proceso de separación.

Y llega el juez y le da todo y deja al marido en la ruina. A veces el marido, debido a la depresión, pierde el trabajo y a veces la vida. A veces acaba en la calle, empujando un carrito con cosas y durmiendo bajo un puente (y no exagero).

Y no voy a hablar de esa mujer que encima le acusa de malos tratos para sacar tajada, no vaya a ser que me acusen de insensible. Realmente yo creo que la insensible es esa mujer que, amparándose en una lacra social como es el maltrato al débil, sea niño o mujer, aprovecha para obtener lo que quiere.

Y ahora estamos aquí con la peor ley de ZP, porque está hecha en base a los titulares y no en base a la justicia, según la cual una mujer puede maltratar a un hombre pero un hombre no puede insultar a una mujer.

Pero aún hay más. Ahora vienen los otros y para "arreglarlo" quieren forzar la custodia compartida, que es como decir "ahora os fastidiáis todos": el padre, la madre y los hijos; bueno, y los abuelos. Ahora todos a buscarse las vueltas para que los niños estén con el padre o la madre, aunque no sean los adecuados, la mitad del tiempo. O sea, que separarse sí, pero a vivir cerca para que los niños vayan de una casa a la otra. Y si uno se ha quedado pobre y el otro rico, pues a joderse. Es como que paguen por el pecado de haberse separado.

En vez de forzar en las separaciones al apoyo de un asistente social..(ah, que no hay dinero para asuntos sociales...ya). Pues así seguirá habiendo suicidios, asesinatos, hijos rotos, etc. Mientras no se vaya a la raíz del problema, en vez de ir después a los entierros y llenar las cárceles, no habrá solución.

Y como dicen que dijo La Codorniz: Violín es a violón como cojín es a X, y nos importa tres X que nos cierren la edición. Ya sabéis lo que quiero decir.

No hay comentarios: