sábado, 8 de junio de 2013

Nos quieren dejar huerfanos

Los sinvergüenzas dicen que cuanto menos paguemos mejor, porque así cada uno decide en que invertir su dinero. Ellos sí que están seguros de su inversión, sin duda. Los tontos se lo creen y dicen que por qué tienen ellos que pagar lo que gastan otros. No saben que si les dejaran solos lo perderían todo, porque no saber administrar ni su vida ni su hacienda. Nos quieren dejar huerfanos, sin Estado.

El Estado se creó como garante, como fiel de la balanza entre dias buenos y malos, entre ricos y pobres, dando por hecho que si los ricos son muy ricos y los pobres muy pobres, eso sólo lleva a la pobreza del pais, al desequilibrio y a la guerra.

Estos listos quieren hacer negocio de lo público y se sienten seguros de poder idiotizar a las masas para que con un videojuego se conformen.

Pero por suerte, estamos vivos y somos conscientes de ello.

Ya veremos si voy a un hospital regido por Sanitas (habitaciones relucientes, pero sin médicos), la que más se benefició del reinado de Esperanza Aguirre.

domingo, 2 de junio de 2013

INSENSATEZ

Todos sabemos, o creemos saber, lo que es la insensatez. Es, por ejemplo, querer creer que la decisión que tomamos es la adecuada, aunque no estemos seguros de ella. O más aún, cuando todo se pone en contra, cuando la razón nos dice que es el camino equivocado.

Pero mi pregunta es: y ¿por qué lo hacemos? ¿por qué nos lanzamos custa abajo sin freno? Creo que la respuesta puede ser: porque ya no podemos más. Porque estamos desesperados. Entonces la cuestión es, sabiendo que nos la vamos a dar, el menos minimizar los daños.

Hay personas que se definen como "echadas pa'lante". Pero en realidad son unos insensatos. O es que siempre andan desesperados. Pero igual que se dice que la vida nos manda habitualmente lo que podemos manejar, tambien parece igual de correcto decir que cuando siempre andamos desesperados, el problema es nuestro: que nos desesperamos por todo, o que no sabemos poner la esperanza en su sitio.

La esperanza para mí es la capacidad de pensar en el equilibrio como una realidad en si misma. (Me he pasado, así que traduzco). Todo tiende al equilibrio. Lo cual no quiere decir que esté en equilibrio. Pero cuando decimos que el tiempo todo lo cura, queremos decir que nuestra mente (y nuestro cuerpo en general) tiende a adaptarse a las circunstancias. La esperanza es pensar que esto se va a dar, que el dolor se va a pasar y que el lado nuevo de la nueva situación nos será revelado en algún momento en el futuro.

A lo mejor sólo se trata de que deje de fliparme, pero para mí la realidad es la que es y no debemos huir de ella. Antes de irnos tenemos que mandar una sonrisa de despedida a aquello que dejamos, debemos dar la mano a los antiguos compañeros, dar el numero de teléfono a la persona de quien nos separamos si nos importó algo. Porque la vida da muchas vueltas antes de llegar al final y todo lo que dejemos mal cerrado se vuelve a abrir como la jaula del tigre.