martes, 28 de mayo de 2013

La rigidez de la bondad

Mi primerea infancia pasó entre algodones. Después me educaron en la rigidez de la bondad. Hay que ser bueno. No hay que ser malo. Y eso fué lo que yo transmití a mis hijos (o lo intenté). Pero ahora me doy cuenta del error, de la estafa. No hay que ser bueno, hay que ser humano. Y eso incluye admitir que a veces no hacemos el bien. Que no existe el pecado, sino el error. Que ser bueno es lo mejor para ser feliz, pero que todos damos un paso para atrás de vez en cuando y eso sirve para darnos cuenta de lo contraproducente que es hacer las cosas mal.

Soy egoista, soy miedoso, soy envidioso, soy soberbio, soy presumido...soy humano. Y si no fuera así nu podría entender al resto de los humanos. Porque quizá los intransigentes lo sean tanto porque no admiten que ellos también son así. Y van todo el día peleando con todo el mundo. Yo procuro cada día entender más a los demás y enfadarme menos con ellos. Ya he dico que a mí me educaron en la rigidez de la bondad.

La rigidez de la bondad no admite fallos. Es la postura cómoda para los que no quieren pensar y no se atreven a ser malos, aunque a escondidas lo desean. Yo creo en los vicios pequeños (y legales y baratos) y las grandes virtudes (también legales y baratas, que no están los tiempos para el derroche).

Aunque la virtud del dar los buenos días a los vecinos, a la portera o al panadero creo que son pequeñas pero esenciales para empezar bien la jornada. Antiguamente nos santiguabamos al salir de casa. El caso es empezar el día con la intención de no dejarlo pasar sin haber hecho algo que nos haga sentir que no lo hemos tirado a la papelera. Al fin y al cabo el tiempo aquí es limitado, no lo olvidemos.

Otra de las cosas que aconsejan los expertos es el humor. Gran remedio para los que se sienten los más desgraciados del mundo. Señores, los más desgraciados del mundo no tienen tiempo ni ganas ni fuerzas para pensarlo. El humor tampoco les gusta a los rígidos. La gran novela de El Nombre De La Rosa lo trataba directamente. Reirse es pecado, pero porque algunos rien a costa de los que lloran, pero el ser humano necesita reirse de sus propias penas para poder soportarlas. Y al final, los rígidos siempre prohiben reirse al que más lo necesita.

Me encantaba el anuncio ese en que una pareja estaba en el sofá en plan romántico y a uno se le escapaba un pedo...

domingo, 26 de mayo de 2013

Aunque te creas bueno, eso no basta.

Da igual lo bueno que te sientas, si eres un coñazo, te quedarás solo.

A veces queremos ver la vida como que todo nos va a ir bien y cuando se rompe la presa nos empeñamos en no echar a correr. Queremos sentirnos estupendos porque no podemos soportar sentirnos culpables.

Dicen que somos tres personas: la que nosotros nos creemos, la que ven los demás y la que somos en realidad. Creo que lo difícil es sacar esta última. La externa para mí es como la coraza o el disfraz, para defendernos o para vendernos a los demás.

Vivimos la vida luchando por mostrar buena presencia, pero para unos esto consiste en ir de corderos mansos y para otros en ir de ejecutivos agresivos.

La interna en cambio, parece que depende mucho de cómo nos han hecho sentirnos de niños, es nuestro auto-rechazo si nos han machacado, o nuestra auto-excusa, si no han puesto freno a nuestros caprichos infantiles.

Pero a veces, el daño que recibimos no es el directo: un padre o una madre autoritarios con nosotros. A veces este daño aparece por la empatía al daño sobre otros, el miedo a que a nosotros nos hagan lo mismo. Porque ante el ataque te defiendes, pero ante el miedo no tienes defensa, porque no hay ataque directo.

Muchos niños traumatizados, no lo han sido por el maltrato personal sino por el maltrato a hermanos mayores. Y cuando hablo de maltrato, no hablo de madres perversas que queman a sus hijos con el cigarro...sino de personas que llegan a casa hartos de trabajar y que solo saben gritar ante cualquier problema.

Por eso me duele que simplifiquen tanto cuando se habla del maltrato... Primero viene la pobreza y luego el maltrato. Mucho de este problema se pasaría si el obrero tuviera un trabajo digno.

Cuando los ricos asesinan, casi nunca sale en los periódicos, porque lo hacen mediante terceros.

Todos somos buenos y egoístas, no queremos hacer daño y queremos protegernos. El problema es cuando los conflictos nos superan.

Pero los camellos que suelen gobernarnos ponen a la policía a resolver problemas sociales y así nos vá.

Así que aunque tú creas que eres buena persona, lo que importa es lo que des a los demás.

jueves, 16 de mayo de 2013

Rajoy se fotografia con los sindicatos


Rubalcaba dice que no se esperaba que Alemania se posicionase en el mismo lado que los socialistas, pero mal compañera de viaje es Alemania para los españoles, porque ya sabemos quien pagará la juerga.

Foto de El País
Y Rajoy se hace la foto con los sindicatos; lo cual, después de haber pedido Alemania la rebaja de las pensiones, sólo me parece que quiere decir que va a hacerlo. Porque Rajoy no sabe pactar, sólo sabe pedir que le apoyen. En este caso sólo quiere que los sindicatos acepten en el pacto de Toledo el palo que va a dar a las pensiones. Por eso la patronal no ha dicho nada. A ellos eso les da igual, ni entran ni salen en el tema de pensiones.