sábado, 20 de octubre de 2012

Derecha a la deriva

La gente de derechas (digo la de derechas de verdad, la que cree en ello), anda hecha polvo. No se trata de decirles ¡que se fastidien!. Allá ellos con sus prioridades. El problema es que si creían que sus políticos iban a arreglar "la crisis que creó Zapatero", han visto que lo que están haciendo los nuevos es hechar gasolina al fuego.

¿Y sabéis por qué? Pues muy fácil, porque la crisis la crearon ellos. No unos de derechas anteriores, no. Ellos mismos, porque ¡son los mismos que gobernaron hace ocho años! En fin. El caso es que a los derechas moderados no les queda donde meterse. Siguen votando al PP como otros votamos al PSOE. La  diferencia es que ellos no quieren cambiar el mundo, sólo ganar dinero y a los pobres que les den. Porque en todas partes hay sinvergüenzas, pero la derecha política ha hecho de la inhumanidad bandera.

Luego están los desesperados, que han optado por huir a lo que llaman TDT-party, o sea, las emisoras incendiarias, donde piden sacar al ejército a la calle y cosas así.

Y por fin, la gran cantidad de gente que solo quiere que le dejen en paz, mientras a él no le toque. Son de los que se quejan de tener que pagar el IVA (y si pueden no lo pagan), pero en cuanto le vienen mal dadas piden la ayuda del Estado (que somos todos).

Chicos, veníos a la izquierda, que por lo menos nos reimos con todos pero no nos reimos de nadie (a menos que sea corrupto).

No hay comentarios: