viernes, 8 de junio de 2012

Bolonia ataca de nuevo!

La frase que acaba de soltar la secretaria de estado de universidades española (vease) es el resumen del concepto Bolonia. Con el cuento de la falta de dinero, se dinamita el espiritu del humanismo y del enciclopedismo del que tanto hemos presumido en Europa.
Ya no vale investigar por investigar, por conocer, por mejorar al ser humano. Ahora hay que investigar para mejorar las cuentas de resultados de las empresas. El dinero no se debe tirar en investigaciones preciosísticas, sino guardarlo para tapar los agujeros de las crisis financieras. O sea, el nuevo paradigma: privatizar los beneficios y socializar las pérdidas.
Y no se trata de una especie de evolución natural de la sociedad, sino más bien una deriva provocada por el ahora llamado en plan bonito "el Tea Party" y aquí desde siempre conocido como "la caspa" o "la caverna". Para cuatro mecenas inteligentes que promoverán investigaciones puras, la mayoría del capital lo dirigirán consejos de administración.
De este modo se produce otro nivel de alejamiento entre la calidad humana y la sociedad. Si el dinero ya es inhumano, los consejos de administración no lo son menos. Al igual que la bolsa, aquí lo que prima es el beneficio monetario, no el bien común. Por lo que ahora tenemos no ya uno, sino dos niveles entre el ser humano y la producción científica: el dinero y el consejo de administración que lo distribuye.
Porque cuando el dinero lo maneja un político, se puede conformar con pillar unas migas, pero el resto del dinero se destina a las ideas que tenga el receptor, siemre y cuando no sean o muy locas ideas o muy caras. Con Bolonia, el dinero lo reparten los consejos de administración de las empresas, y estos sólo tiene un pensamiento: el beneficio de los accionistas.
Así que, según mi opinión (y la de muchos otros, según veo), visto lo visto, el fin último de esta crisis ha sido simplemente crear un caos para poder implantar las ideas neoconservadoras de una vez por todas. Desaparecido el comunismo de la URSS, caido el muro, el Capitalismo quiere llevárselo todo.
El problema es que nos llevan al abismo. Porque, como dije un día, China está jugando al juego de libre mercado haciendo trampas (usando la esclavitud). Y Occidente quiere poder hacer las mismas trampas.
Una sola prueba: en 20 años, el salario medio español no ha subido un chavo. Y ahora un mileurista es una persona digna de envidia.
Dicen que uno de los libros más vendidos en la feria del libro de Madrid de este año ha sido el Manifiesto Comunista. La gente empieza a estar cansada de tanto neocon, tanta bolsa y tanta prima de riesgo. Ya veremos.

No hay comentarios: