sábado, 14 de abril de 2012

Un chiste, por caridad


Pues si que estamos mal, o más bien, fatal. Porque ayer fue viernes 13 y no escuché ninguna chorrada por la radio ni vi nada parecido en la tele. Un locutor dijo por la noche: "¡anda, si ha sido viernes 13!". Este es el verdadero síntoma de lo mal que andamos.
 Y es que ya no recibo chistes por correo, en la tele sólo el Wayoming se atreve a hacer gracietas... Nos están quitando las ganas de reir. Y digo "nos están quitando" porque esto es un robo. No sólo nos quitan el dinero (que también), no sólo nos están jodiendo la sanidad, el estudio y el trabajo, sino que además nos están quitando la esperanza. Nos están inoculando la idea de que esto es lo que hay y no hay nada más y va a ser siempre así.
Eso ya lo he vivido: era la sensación que se tenía en tiempos del dictador-asesino. Hasta el punto de que creimos que todos nos odiaban y de que cuando el fantoche-asesino se muriera, nosotros nos hundiríamos con él.
Y ¿por qué? ¿Por qué sentimos así? Pues porque los que están ahí arriba son los mismos que estaban entonces, bueno, sus hijos y nietos: seres estériles, sin gusto, sin alegria, sin amor por la vida. Son gente que deben meterse una raya para sentir algo y tienen que hundir a alguien para creerse algo.
Pero ahora debería ser distinto. Por mucho que le pese a mucha gente, nuestra única esperanza es que la socialdemocracia se haga con Europa y cambie la tendencia. Luego habrá que echar a estos, pero eso es más difícil.
Lo siento, pero espero que mis hijos se vayan de este pais sin conciencia y sólo vengan de vacaciones. La vida es sólo de quien se la merece, de quien se la trabaja y nosotros no estamos por la labor. Somos hijos y nietos  del Franquismo. Hasta que no muramos, no podrá haber una España moderna de verdad.
Quizá no haga falta morir aún, pero sí al menos quitarnos de en medio y no estorbar más.
¿Cuándo se jubila la Espe?, ¡por dios!!!

No hay comentarios: