viernes, 29 de abril de 2011

A vosotros, decepcionados, me dirijo.

A vosotros, decepcionados, me dirijo.
A todos aquellos que un día creísteis que el mundo se podía cambiar de la noche a la mañana. Que ya no habría pobres y que todos seríamos iguales. Todos hemos visto que no es así.
Pero es que quizá no nos damos cuenta de que el mundo, la sociedad, su evolución, su historia, no es nuestra historia ni nuestra evolución particular e individual. Somos una gota más dentro del océano del devenir humano. ¿Pero eso es malo? No. Sólo es lo que hay. Y así hay que tomarlo.
Todas las generaciones se creen fundamentales y luego caen en el olvido cuando otras generaciones les suceden. Entonces queda claro que somos un escalón de la escalera de la historia. Pero este hecho no nos hace menos importantes.
Debemos contribuir en la medida de nuestras fuerzas a la mejora de la humanidad, tanto tecnica como espiritualmente.
Un día moriré como todos. Pero cada día tengo dos obligaciones: ser féliz y hacer felices a los demás. Lo demás es accesorio, el reclamo de la comida y el sueño, que impone nuetro cuerpo.
¿Os imagináis que no tuviéramos que comer? ¿Para qué trabajaríamos? ¿Para qué trabajamos de hecho? ¿Para ser felices? No. Para atender a las necesidades de nuestro cuerpo. Y eso está bien.
Pero la felicidad depende del cariño que damos y que recibimos. Ya sé que está muy bien que te toque dinero en la lotería. Pero sabemos que eso se transformará en felicidad o infelicidad dependiendo de cómo lo usemos.
Luchaemos porque a nuestro alrededor nadie llore. Y cuando le demos una limosna a un pobre, no nos comamos el tarro; piensemos que si no le damos nada no le ayudamos y que no podemos nosotros solos sacarle de su pobreza. Y no te tomes tan en serio a ti mismo, que te vas a morir al final como todos. Disfruta ahora que puedes.
Disfrutemos de nuestros hijos pequeños, de nuestros nietos. Disfrutemos de los amigos, de la pareja.
Y si no tienes eso, disfruta de la gente que te rodea. Inténtalo al menos. Y si no lo consigues, al menos morirás sin la idea de que no lo intentaste lo suficiente.

martes, 26 de abril de 2011

Dia a día

No voy a negar la existencia de personas santas. Pero yo no lo soy. Y como yo, la mayoría de los seres humanos. Por ello, yo solo cuento con mi esfuerzo para mejorar mi entorno.

Tengo mis miserias, defectos y miedos. Pero intento hacer lo correcto dia a día. Y en eso consiste todo. Nadie va a ver nuestros méritos (o quizá si), pero nuestros hijos sonrien porque nos ven sonreir y lloran orque nos ven llorar.

Y lo mismo pasa con el resto de los que nos rodean.

Sólo espero a que al llegar la noche pueda meter mi cabeza bajo las mantas y refugiarme en una respiración contigua y amiga. Es todo lo que necesito para seguir.

Nada nuevo bajo el sol

No hay nada nuevo bajo el sol
Todo está dicho
Todo se sabe
Solo hay que hacer
Lo que hay que hacer
Respetar
Amar
Sonreir
Y responsabilizarse
de nuestras acciones
No está en peligro la naturaleza
Está en peligro nuestra sociedad

miércoles, 6 de abril de 2011

ESPERANZA AGUIRRE INVENTA LA RUEDA

Yo estoy muy orgulloso de mis hijos. Faltaría más. Y tengo un hijo que va por libre. Un día, con 15 años, me dijo que en su instituto había un bachiller especial, que se llamaba Bachillerato Internacional y que se había apuntado. Iba a ser duro, pero le parecía que era lo que quería hacer.

Y se metió. Y sí que fué duro. Los profesores nos aconsejaban que hiciésemos que los chavales descansasen los fines de semana, no digo más. Hubo quien acabó y quien pasó al bachiller normal, pero no hubo discriminaciones ni notas de corte; sólo esfuerzo.

Ahora, esta señora, muy amiga de "Sara Mago" (la famosa escritora, según sus propias palabras), pretende sacarse de la manga algo que ya existe, pero dejándolo no para las elites del esfuerzo y el trabajo, sino para las élites de las notas. Y yo, que no soy misógino pero tengo la mosca detrás de la oreja, expongo.

- Que el que saca mejores notas en un examen no es más inteligente, sólo más memoria.
- Que está demostrado que las mujeres sacan mejores notas en los exámenes.
- Que a la larga esto lleva a una élite de memorizadores (que toda la vida han sido reconocidos como enemigos de la inteligencia verdadera).

No se es más maduro por memorizar más, sino por pensar más. Y las notas sólo apoyan a los memorizadores.

En un bachiller así, mi hijo nunca hubiera podido entrar. En cambio otros con mejores notas no pudieron acabar el BI.

Esto debería dar qué pensar. ¿No?

martes, 5 de abril de 2011

Patética Igualdad

Hoy, en un vano intento de dejar claro por enésima vez, lo buenas y lo válidas que son las mujeres, Radio Nacional de España ha dado la noticia de la vindicación de las maestras de la República del 36. El titular, claro está se les ha ido yendo al garete según fluía el hilo de la noticia. Conectaban con una promotora que les hablaba de los maestros y maestras, después con una maestra, que no era tal, sino hija de maestros republicanos asesinados por los bárbaros.


El caso es que tenemos un grupo de mujeres que quieren hacerse un hueco en la historia, falseando la historia, ocultando la historia. Ya no es bastante con intentar demostrar que Einstein era un capullo y la genial era su mujer, sino que ahora tratan de ocultar la existencia de los maestros republicanos.

El movimiento feminista, como todo lo que el hombre emprende, tiene dos caminos posibles: con el otro o contra el otro. Esta linea de pseudo-feministas ha optado por un camino que va desde el sin-el-hombre hasta el contra-el-hombre, dejando de lado el con-el-hombre.

Y es que la política de confrontación que se inició en el año 1996 ha dado sus frutos. Recuerdo que fué entonces cuando volvieron los viejos chistes machistas y los nuevos hembristas. Y es que casi todos somos hijos de nuestro tiempo. Tendrán que venir nuevos tiempos para que volvamos a la moda unisex, que es la verdadera tendencia de izquierdas y abandonar esta falsa realidad hombre-mujer, donde todo se explica de cierto modo. Donde un crimen que comete una mujer, es un crimen, pero si lo comete un hombre, es violencia machista.

Y es que hay mucho miedo a llamar a las cosas por su nombre. Esa es otra de las lacras que dejó el Aznarismo: el miedo a la verdad. Ya, uno no puede decir que confia en Sortu, o que las mujeres son violentas; está mal visto. Mientras, las leyes siguen entregando a los niños a las madres y bajándoles el sueldo en los trabajos. Eso es lo que hay que cambiar. La justicia española, heredera de la caverna, es la que está pendiente de revolución.

Supongo que esta deriva feministoide es la lógica consecuencia de la visión facha de la mujer: maravillosa y quietecita. Esperemos que la sensatez vuelva a los tiempos en que la mujeres y los hombre andaban codo con codo, pero no hacia una manifestación feminista, sino a levantar el pais.