martes, 23 de noviembre de 2010

Sobre las elecciones catalanas

Montilla no me gusta excesívamente, pero es que del modo en que ha tenido que gobernar (con una izquierda independentista, dialogante con ETA y lo peor, populista) es muy difícil hacer una verdadera política de izquierdas. Porque la izquierda del sr Puigcercós, que se mete con los andaluces, no me parece izquierda, sino sólo populista e independentista. Montilla me parece más moderado, más preocupado por los catalanes y menos por el catalanismo.


Los catalanes deben saber que necesitan un Govern fuerte y que sin el resto de España no pueden subsistir.

Por otro lado está Artur Más. Sincéramente, me parece frívolo, un típico empresario moderno que pone los beneficios económicos por encima de los beneficios sociales. No tiene pinta de acabar con la corrupción del Ciu que gobernó tantos años.

Sobre la corrupción no me canso de repetir que la corrupción existirá siempre; lo que cambia con los distintos Gobiernos es las ganas de luchar contra ella. Ya sabéis que la financiación ilegal del PSOE se investigó en tiempos del PSOE y que el Sr.Aznar destituyó al Fiscal Anticorrupción porque quiso investigar. Esa es la diferencia que el PP quiere tapar ahora.

Creo que a Montilla se le debiera reforzar y dar cuatro años para demostrar lo que puede hacer un socialismo fuerte al estilo catalán.

Los demás partidos son demasiado pequeños, algunos de número otros de cerebro y otros, de las dos cosas.

A mí la que me gusta es la número dos de Montilla. Veo que tiene carácter y me ha parecido que tiene la mirada limpia y seria. Me gusta mucho. Pero como es casi seguro que gane Artur Mas, ya hablaremos dentro de 20 años cuando salgan. O no. Creo que la sociedad Española es más madura. Sabe cada vez más que los gobernantes no son eternos como Franco. Que si no les gusta lo que hacen, les puede echar.

En cualquier caso quizá no sepamos en mucho tiempo lo que hubiera sido una Cataluña socialista. Mala suerte.