miércoles, 5 de mayo de 2010

El PP sigue en campaña electoral

La derecha española siempre se ha tirado al monte a cazar. Se lanzó en el treinta y séis sin importarle los millones de muertos. Después, en la democracia (menos mal que estamos en Europa), se lanzó contra Felipe Gonzalez y no les importó cargarse los servicios secretos españoles en su camino. Contra Zapatero llevan seis años, o sea todos, desde el primer minuto, sin importarles hundir a la policía primero, y a la justicia y la economía española después.

Porque, respecto a la economía, tanto que hablan de confianza y se quejan de la falta de confianza que ispira el presidente del Gobierno, ellos son los primero voceros de esa desconfianza. Ellos son los que están diciendo que vamos a acabar como los griegos. Mientras en otros paises las oposiciones han apoyado al Gobierno, aquí la derecha nacional sigue emboscada en el monte, a la espera de cobrar pieza: España, tú y yo.

Y los que les votan son los mismos que han hecho caso ayer al rumor que ha machacado al ibex35, los mismos que se creen que españa va mal por culpa de Zapatero y que los problemas se arreglarán cuando se vaya Zapatero.

Pues que sepan que el problema de España son ellos y su falta de empuje, su sólo pensamiento en las cuatro acciones que tienen en bolsa y su rapidez en sacar todo su dinero de España si pudieran.

Y la Esperanza diciendo que ayudará en todo, sin gastar un duuro (?), a buscar a las victimas de la guerra perdidas por las cunetas. ¿Se puede ser más desalmado?

Un rumor hunde el ibex35. ¿Y luego?

Cuando hace relativamente poco, escribí contra la bolsa y su perverso juego, que hace depender a una empresa de su situación en dicha bolsa en vez de en sus beneficios, alguien me comentó que en bolsa sólo están unas cuantas empresas.

Ahora se demuestra que la bolsa es efectívamente pequeña, es el miniyo de otra cosa más grande que se llama "el mercado". Y ¿qué se cuece en ese mercado? Pues nada más y nada menos que el futuro de paises enteros. Un asalariado griego se pasa treinta años pagando religiosamente al estado y de pronto resulta que tiene que abaratar su despido, alargar su vida laboral y reducir su pensión. ¿Y para qué? Para que el rico no se lleve todo su dinero y deje al país en la miseria.

El problema es que el rico se puede llevar el dinero, porque aunque lo ha ganado a costa del trabajo de un montón de griegos, esa riqueza no es del país; es del rico y puede hacer lo que quiera con él.

O sea, que los ricos pueden seguir haciendo lo que quieran, jugando a su monopoli, que llaman "el mercado", saltando fronteras con sus pateras de oro puro.

Hoy han dicho en la radio que tras una crisis económica puede venir una crisis política y después puede venir una crisis social. Dicho en román paladino: la guerra. ¿Exagero? Puede, pero que nadie se olvide del porqué de las dos últimas guerras mundiales. Porque no hablamos de Grecia sólo. Después están Portugal y España, pero hay más paises escondidos, cuya economía es muy endeble aún, más que las nuestras.

Alemania, Inglaterra y Francia no bastan para evitar la catástrofe. Mientras no se den cuenta, esto no tendrá solución. Que se anden con ojo los paises. O ponen coto al mercado o esto se va al carajo. Y los trabajadores no van a estar siempre de brazos cruzados. Todo tiene un límite y están consintiendo que el mercado lo rebase.

Después del resultado del rumor de ayer, ¿cómo se puede dejar el futuro de un país en manos de una panda de inversores, los seres más caguetas del planeta? No me vale que me digan que el rumor lo lanzó un broker interesado en hacer una operación que te cagas. Manejó con un solo dedo a miriadas de incautos y consiguió con ello que España, que su deuda, nuestro dinero como nación, valga menos.

Y es que o somos una nación o no. Mientras lo seamos, debemos defenderla porque es de lo que van a vivir nuestros hijos. Y si luego desaparece y nos convertimos en Europa, pues lucharemos por Europa, pero de momento Europa es un sueño en nuestras mentes. No creo que debamos jugar al monopoli con España.

De la derecha española y sus continuos mensajes catastrofistas (llevan seis años con lo mismo: primero eta y luego la crisis) mejor ni hablamos. Pero no nos comamos de vista a esos periodistas con sueños de ganar el Pulitzer. Y los señores jueces. Pa mí que el rumor lo ha lanzado algún amigo suyo para que les dejen un poco en paz.