martes, 9 de marzo de 2010

A mí no me gusta Garzón

A mí Garzón no me gusta. Y no porque echara toda la mierda de los Gal para enterrar a Felipe Gonzalez, sino porque lo hizo por venganza y no por oficio. Porque le hizo el regalo al PP por resentimiento, porque no le hicieron ministro de justicia. Comparémoslo con el hecho de que nadie se acuerda del fiscal anticorrupción (puesto por Felipe Gonzalez) que invéstigo lo de Filesa. Por cierto que entonces el Gobierno de Gonzalez no le destituyó como hizo Aznar con el que intentó investigar al "tamayazo", el Sr. Jimenez Villarejo.

Pero Garzón sabe que es guapo y se gusta y la gusta salir en las fotos y eso va mal con un funcionario público. Quizá sea un gran juez, no lo cuestiono porque no lo sé. Pero sé que es demasiado presumido.

Ahora bién, lo que está preparando la judicatura contra él porque se ha saltado el pacto de no agresión contra el franquismo, me asombra. El Consejo del Poder Judicial se podría llamar "del Respeto" en vez de "del Poder". Pero es que quizá lo que importa es una cosa en vez de otra. El respeto por la justicia campa por sus respetos entre estos que muchos tachan de asalariados de los partidos políticos. Además está el tema de los Colegios. Hay quien dice que los colegios son sólo mafias (uy, se me ha escapado la palabrita). Da igual que sean colegios de médicos, de abogados o de arqwuitectos.

Garzón ha recusado a tres jueces. Pero como ya he dicho lo que prima es el ansia de poder y no el respeto a la justicia, por lo que será raro que se abstengan los dos afines al PP. Al menos Margarita Robles ha aprovechado la oportunidad que le ha dado Garzón para lavarse las manos en esta crucifixión que tanto gusta a jueces de la ley, divina o no.

Y es que les duele que ataque el Franquismo, pero no nos engañemos. En el fondo todo es tema de dinero, corrupción. Y la corrupción hoy se llama Gurtel.

No hay comentarios: