lunes, 8 de febrero de 2010

¿Por qué nos cuesta tanto entendernos?

PRE-ADOLESCENCIA
Parece ser que en la pre-adolescencia, al enfrentarnos al mundo solos, sin el paraguas de nuestros padres, adoptamos un rol, como herramienta para explorar el mundo, como coraza de protección a los posibles daños. Al tiempo nos formamos una idea de cómo funcionan las relaciones sociales, de lo que está bien y de lo que está mal.

Todo depende de cómo se haga esta integración al integrarse en el grupo, banda o pandilla. Por supuesto que su carácter y apredizaje previo son muy importantes.

Quizá hay personas que llegan a la adolescencia con un traje construido por sus padres. Así hay personas que deciden que ellos son el centro del mundo y que sólo es bueno aquello que es bueno para ellos.

Otras parten de que ellos están mal y por tanto lo que desean es malo. Se entregan así a los deseos de otros para actuar como se debe.

Otras personas aprenden a adaptarse a lo que viene, como inevitable. Así van intentando reescribir el mundo según sus experiencias.

Otras no pueden admitirlo por ser demasiado duro para ellos y se encierran en sí mismos, en un mundo que se inventan. O se crean una vida paralela en internet, tan de moda hoy en día.

ROLES
En los problemas de relaciones veo mucho la dificultad de "ponerse en el sitio del otro", o sea, ver el mundo desde oto punto de vista distinto al nuestro.

Hay personas agresivas, que ven el mundo como una jungla.

Otras creen que el mundo e
s un lugar exclusivamente de diversión.

Otras lo ven como una habitación con una cama, una mesa y unas sillas, donde nunca pasa nada.

Y así podemos seguir desarrollando ideas del mundo según cada cual. Pero lo cierto es que la mayoría se repiten y así se forman grupos de personas con distinta forma de moverse por el mundo.

QUIÉNES SOMOS
Supongo que la diferencia es tanto genética como ambiental, o sea, que un recipiente lleno de agujeritos nunca puede contener agua, pero puede contener patatas siempre y cuando alguien se las eche.

Lo importante es llegar a saber que uno es un colador y no una cazuela o al revés. Así uno sabe distinguir lo que son los demás y, muy importante, que son distintos a uno, no mejores ni peores, sólo distintos.

Parece ser que el rol propio se construye sobre los doce o trece años, al inicio de la adolescencia. Creo que esa coraza que nos sirve para afrontar la vida, nos acompaña hasta que nos damos cuenta de que ya no nos sirve. A veces puede que sirva para siempre, pero creo que muchas veces se cae antes, porque la vida nos plantea situaciones para las que no sirve ese traje que nos construimos en la pre-adolescencia.

EL AMOR
De hecho, cuando te quitas ese traje, queda debajo el niño que eras y eres entonces capaz de despertar un instinto básico como es el amor. Este amor no otra cosa que el instinto de supervivencia de la raza humana. Así se forman las parejas.

POR QUÉ NOS CUESTA TANTO ENTENDERNOS
Nos veo como astronautas con escafandra, cada uno con traje distinto, que han sido soltados en un planeta y unos creen que es Marte y otros Júpiter. Los trajes que llevamos nos impiden movernos con soltura y además cada uno creo que el mundo es distinto. Así que unos esperan encontrar agresividad, otros esperan engañar a incautos, otros esperan tratar con seres razonables. Los famosos prejuicios y el miedo a lo desconocido.

CÓMO ARREGLARLO
Si sabemos dónde está el problema, sabremos dónde estála solución. Si el problema son los prejuicios y el miedo, mandómoslos a paseo. Tieremos esos trajes de tiburón de Wall Stret, mujer fatal o pobre desgraciado. Mostrémonos como personas normales. Siempre es posible recibir un primer pescozón, pero en nuestra respuesta está la base de la solución. Si demostramos que no queremos atacar ni ser atacados, la convivencia pacífica es posible.

No hay comentarios: