martes, 13 de octubre de 2009

"Brindis" de Rafael González Castell(1885-1965)

"Brindis" de Rafael González Castell(1885-1965)

Morir. ¿Quien dice morir?
No; morir, nunca. ¡Vivir!
Luchar, gozar, trabajar;
y padecer, y vencer,
y algunas veces reír,
y algunas veces llorar.
... ... ... ... ... ...
Ser
o estar.
Tres nenitas tengo, tres.
(Araña, Concha y Cortés).
Concha es Concha, claro está.
Y araña es la pequeñita,
que araña, pellizca y grita
y tiene un genio hasta allá.
Y Cortés es Margarita
porque lo es
de la cabeza a los pies.

Tres nenitas tengo, tres,
y además a mi "señora"
(¡Qué palabra más sonora!
¡¡Mi Señora!!
Así dicen el sereno, y el algüacil, y el fiscal,
y el guardia municipal.
¡¡Mi señora!! No está mal.)

Al ir a mojar la pluma
sorprendo en mi manga una
culebrina de cristal,
un pelo fino,
dorado,
trasparente y ambarino,
en un botón enredado.
De las niñas. Sí. ¿Y de cuál?
¿Será acaso de Conchita,
tan reflexiva y cordial?
¿Acaso de Margarita,
la de la gracia infinita,
la bohemia, la mimosa,
la que en todo se entremete?
¿De Ani?¿De los seis o siete
de su cocodrilo rosa?
¡Un pelo! Tan poca cosa
y qué energía ambiciosa
me hace sentir.
¡Morir!
¿Quién dijo morir?
¡Oh, nunca, nunca!¡Vivir!
Y luchar, y trabajar,
y por mis hijas triunfar
y vencer
por mi mujer
¡Estar
y ser!
(Las Mayores a la calle
se van cogidas del talle
y cantan entre una nube
de polvo, moscas y sol;
"que por la carretera sube,
que sube, que súúúúúúúbe
Facundo con un farol".)