miércoles, 30 de septiembre de 2009

Rajoy el traidor

Dicen que seguramente el año que viene morirán 400.000 niños de hambre... ¡mierda!.

Me he quedado mudo. Ni política, ni crisis, ni futbol ni empleo ni nada es tan grave. Hay 4 millones de personas sin empleo. El resto (36 millones), ¿qué hacemos? ¿Qué podemos hacer? Si el que suban el IVA sirve para alimentar a esta gente, bienvenido sea. Este año compraré un movil menos. Total, ¡estamos acabando con las reservas! El consumo bajará, pero es que yiene que bajar. Las empresas deben vender diréctamente sus productos y los intermediarios que se metan de peon de albañil. Que los bancos suelten pasta de una vez. Que por eso las pequeñas empresas no tiran. Que las grandes empresas dejen de usar esto como pulso al gobierno para abaratar la contratación y el despido. Que la decencia vuelva a donde tiene que volver. Que nadie gane más de la media nacional.

La gente le echa la culpa al Gobierno, pero -¡cojones!-, por qué tiene que empezar el Gobierno? ¿Dónde está la austeridad en las empresas que se están forrando? La austeridad no consiste en hacer ERE tras ERE. La austeridad está en no tirar el dinero en comilonas, putas y coches de lujo, yates y mansiones excesivas.

Hace muchos años que los ejecutivos japoneses criticaron el modo de gastar del ejecutivo español. Lo que el Gobier no debe hacer es demostrar al pueblo que puede tomar decisiones populares y meter en la carcel a todos los ejecutivos que no se pongan un sueldo decente y moral.

El Gobierno no puede acabar con la crisis; para eso están las empresas. Pero el Gobierno puede dar confianza a los ciudadanos, haciéndonos ver que está de nuestro lado y en contra del abuso de los poderosos. Pero mientras el PP siga jugando al escondite inglés, en vez de apoyarle, los empresarios seguirán riéndose del Gobierno.

Señor Rajoy, sea valiente y arrime el hombro, eche a Camps, eche a la Esperanza, no quiera ganar las elecciones. España necesita una oposición valiente que demuestre que es una opción de Gobierno y no la panda de niños que están demostrando ser.

El Gobierno anda un poco perdido. Normal. Está recibiendo hostias de todas partes y nadie le brinda su apoyo. Son como aquel que prefería hundir el barco y morir antes que ver a su vecino a salvo. Me pregunto ¿qué le habrán ofrecido a Rajoy a cambio de este crimen contra España? Rajoy me recuerda a aquel Bellido Dolfos que tanto nos nombraron de pequeños.