miércoles, 19 de marzo de 2008

9 de Marzo y 22 de Mayo

No recuerdo de dónde saqué este texto. Es de Febrero del año pasado, cuando salía el odio a las calles. Pero viene al pelo, ahora que han pasado las elecciones.

"Cuando un gesto simbólico se transforma en una asistencia ineludible, cuando una fiesta se transforma en un acto, cuando una muestra de afecto se transforma en golpe de efecto, cuando desgravas las limosnas, cuando sacas las banderas, pones los escudos y cantas los himnos, todo se deshumaniza, pierde expontaneidad y brillo.
Las risas están vacías y las manos más que vitorear, amenazan. No se ven sonrisas, sólo gestos crispados o muecas de desagrado. El aire se llena de sombía amenaza, alguien grita: al paredón. Los pájaros salen despavoridos y el sol se oculta tras una puerta. Se amenaza con la lluvia torrencial y siete años de vacas flacas.
Al día siguiente te despiertas, ya has votado, has borrado las huellas de la pesadilla con agua fresca."

También viene al pelo para afrontar un reto propio: mi próximo y primer concierto en mucho tiempo (años).

Quiero que sea íntimo, aunque al ser el primero, será difícil. Supongo que habrá bastante gente. Deseo dar parte de mí, pero temo aburrir a los que vienen no por la música, sino por mí.

Repasaré letras, fijaré arreglos y a ver qué pasa. Por supuesto que si alguien pasa por aquí queda invitado a La Flauta Mágica, en la calle Alcántara, 49 de Madrid, el jueves 22 de Mayo, a las 9 de la noche...

martes, 11 de marzo de 2008

11-M


11M. Un dolor, un enorme dolor sin sentido. Un enorme charco de sangre en medio de goteo incesante de víctimas de la demencia terrorista. No quiero que parezca que para mí son más importantes estas víctimas que las demás. Todas son víctimas del odio, de la insensatez, de la cobardía y de la ceguera. Isaías Carrasco es la última, tan reciente, como muestra de que esta paz de la que disfrutamos y esta democracia no son gratis. Debemos ser plenamente conscientes de lo que valen.

Nosotros somos hijos y nietos de víctimas. Porque en nuestra guerra civil perdimos a muchos familiares y amigos y seguimos adelante y aquí estamos.

Por ello, en nombre de estas nuevas víctimas, debemos seguir construyendo una sociedad mejor en la que no quepan el odio ni el rencor.

Y la torre del recuerdo debe un símbolo de lo que debemos construir. Una sociedad alegre y viva, de todos y para todos, donde todos se sientan partícipes y responsables de su existencia y calidad.

lunes, 10 de marzo de 2008

¿Quién ha ganado?

Por supuesto que quien ha ganado ha sido la ciudadanía, porque ha ido a votar en masa, a expresar su opinión y sus deseos. No se ha quedado en casa, decepcionada. Eso es lo mejor. Pero ni el PP ni el PSOE pueden quedar contentos. Se ha decidido que el PP no ha ofrecido nada que merezca la pena más allá de concitar el miedo de muchos. Por otro lado, el PSOE no ha conseguido convencer a una mayoría olgada de que lo está haciendo bien. Ambos deben repetir, como en las re-encarnaciones, para superar su etapa actual.

Esperemos que ambos tomen buena nota. Claro está que (se me tenía que notar), si el PSOE puede por fin gobernar sin crispación, es posible que consiga esta vez convencer a esa ciudadanía.

Y tiene cuatro años para conseguirlo.

Siento que Izquierda Unida haya bajado. Siento que el voto del rencor haya ido a parar a Rosa Diez. Me alegro de que los varones del PSOE hayan apoyado sin fisuras esta vez. Siento que el bipartidismo se haya acrecentado. Pero es la voluntad del pueblo y el pueblo, cuando no actua por impulsos, no suele equivocarse.

Y el pueblo ha decidido darle otra oportunidad a ZP, pero sin darle un cheque en blanco.