jueves, 24 de enero de 2008

Talante

Han pasado cuatro años desde que cambió el signo del Gobierno. Ahora tenemos un gobierno de izquierdas. O de centro-izquierda, mejor dicho. Pero no es de derechas; no lo olvidemos.

Y esto se nota de manera muy clara por algo tan simple como el talante de la gente. Cuando llegó Aznar dije: veréis cómo cambia la gente... Y la gente cambió. Empezaron por ejemplo a proliferar los chistes de hombres y de mujeres, las neuronas, los parecidos y tal. Y no hablo de una moda pasajera. Esto duró ocho hermosos años, al igual que el "no sabe con quién está Vd hablando" y las peleas a puñetazos por cuestiones de tráfico. Eso fué la vida con la derecha. Sin hablar del sin-gobierno que permitió el redondeo del euro y la burbuja inmobiliaria.

Este gobierno gobierna, a veces bien y a veces mal, pero gobierna. Pide a la gente que sea amable, persigue la violencia machista y los chistes de género han desaparecido. Esto es para lo que se elige a un gobierno. Si mañana la derecha se convierte de nuevo en centro-derecha (como con UCD), podrá volver a gobernar.

Mientras se deje llevar por los cavernícolas (y ya se vé como siguen mandando), deberán estar lejos de las respo nsabilidades de llevar este pais hacia donde debe ir, con esfuerzo y con talante.

Queda mucho, pero mucho, por modernizar. Hay millones de españoles que viven aún en la pobreza más dura.

Sigamos empujando hacia adelante. Y el único modo de hacerlo es con educación, educación y educación.

2 comentarios:

Maripuchi dijo...

Camilo, tenemos una iniciativa bloguera que se llama por una participación del 80%. La puedes ver en mi blog.
Un besote

alfanuy dijo...

ummmm, ¿dices que la gente cambia dependiendo del gobierno? No lo creo y es que en este país uno se deja llevar fácilmente, muy triste.
Me ha dado vergüenza ajena lo que ha pasado en Italia ayer, pero de aquí a no demasiado, viendo como se toman en serio la política algunos, me veo desmayos, champaña, escupinazos y demás... ¿educación? Sí, sí, sí, empezando por los que ocupan altos cargos que se les debe pegar la silla en sus partes porque no hay quien los haga dimitir aunque lo hayan hecho de pena.
Ojalá siga este gobierno pero con una pizca más de educación.