viernes, 28 de diciembre de 2007

Desde Osaka para Entrevías

He recibido este escrito desde "San Carlos Borromeo". Os lo pongo por su humanidad y por su belleza.
Juan Masiá Clavel
27.12.07 @ 14:58:32. Archivado en Religion y sociedad
Queridos hermanos y hermanas de la comunidad de Entrevías, en Madrid, un cálido y cariñoso recuerdo de Navidad desde el barrio de Kamagasaki, en Osaka.
En Kamagasaki, uno de los mayores barrios marginados en Japón, se concentra una proporción de más de 30000 trabajadores eventuales por dos kilómetros de terreno. Miles de personas sin techo duermen en la calle o reparten la escasa paga eventual entre el alquiler de un doya” (cuartucho de tres metros) y el vino que calme estómagos vacíos y ánimos bajos. Droga y mafias campan a sus anchas por la zona. Voluntariado interreligioso y laico, religiosas y religiosos están presentes y a disposición.
En la casa de acogida se celebra con pan y vino de verdad una eucaristía que recuerda a Entrevías. Lo diferente: una asistencia mayoritariamente no confesional. (Otra diferencia notable: que los obispos apoyan, ayudan y animan). El evangelio, leído en la traducción japonesa del franciscano P. Honda como “Biblia de los empequeñecidos”, se entiende y la homilía interesa, interrumpen comentándola. A nadie se prohibe acercarse a
la mesa del pan de vida. Para algunos será el único bocado de la jornada. Seguro que Jesús, buen entendedor de panes lo comprende...
Hoy, 27 de diciembre, se reunieron en el parque del barrio unas mil quinientas personas. Chicos y chicas jóvenes, niñas y niños con sus guitarras, sincronizan y sintonizan con los sin techo. Unos mil desempleados (edad mdia por encima de los 60) se ha puesto en cola para tomar parte en la comida cocinada por el voluntariado, pero bajo la dirección (sin paternalismos) de unos cuantos de los miembros del barrio que toman las riendas para organizar un rancho caliente para mil personas cinco días por semana.
Viendo los rostros de quienes se alineaban para recibir su plato, aquello me evocó Eucaristía. Pero luego resultó que era al revés. Eran ellos quienes nos daban la comunión a nosotros. Lo comprendí cuando el jefe de ellos nos colocó donde menos estorbábamos y más falta haciamos: en el fregadero. Los que ya han comido se van acercando uno por uno y nos dan el plato para que lo freguemos. Y en ese momento ocurre la instantánea
eucarística. Dice aquel abuelo levantando el plato un poco en alto: ¡Gracias, estaba bueno! Y me sale espontáneo decir: Amén (En japonés: ¡Hai!). Porque, al repetirse una y otra vez ese gesto, me recuerdan una hilera de comunión en la iglesia , cuando el celebrante eleva el pan en alto y dice: “El cuerpo de Cristo”, y contesta quien lo recibe:
Amén. Solo que aquí no soy yo quien reparte, sino quien recibe. Hay que agradecer al “abuelo-jefe” que nos haya puesto a fregar a los del grupo parroquial. Con cada plato vacío que me entregan me están dando la comunión. Y quien dude en esa fe no tiene más que mirar los rostros de estas personas: presencia real, realísima...
Por cierto, dice la policía que este es un barrio peligrosísimo, lo primero que se ve a la entrada es el formidable cuartel de la comisaría, blindado como en ninguna otra zona. Lo de peligroso creo que es verdad, aquí a la vuelta de cada esquina corres peligro de encontrarte con Jesucristo.
Dudaba si debía narrar la vivencia. Tras consultar con el Maestro, parece como si dijera:
“Anda, ponlo en el blog, a costa de que te llamen Belcebú” (Mt 12, Mc 3, Lc 11...). Pues me animo a contároslo antes de acostarme...

miércoles, 26 de diciembre de 2007

La fregona: D.Emilio Bellvis

Nota de 17.12.2011.- Ayer murió D. Manuel Jalón, reconocido como el verdadero inventor de la fregona. No obstante, no quiero dejar de reconocer la labor del señor Bellvis, por su aportación a la fregona. (Sólo uno se lleva el mérito pero a veces todos aportan su grano de arena en muchos inventos)

Hablamos de liberación de la mujer, pero ¿qué mayor liberación que la de eliminar las balletas?.
No solo por el hecho de que ellas no tuvieron que volver a destrozarse las rodillas y las manos, sino por el hecho de que ellos no encontraron tan duro el colaborar...


Nuestro eterno agradecimiento para D.Emilio Bellvis, inventor de la fregona. Un hombre que ayudó de verdad a la liberación femenina, sin tantos cohetes ni fuegos artificiales.

domingo, 23 de diciembre de 2007

Escalada humanística

¿Qué sentido tiene la religión?: entiendo que dar consuelo a la persona agobiada por el hecho de que no somos nada, excepto un eslabón en la cadena de transmisión y mejora del ADN.
¿Es imprescindible la religion?: creo que no. De hecho, todos los que vivimos sin ella tenemos capacidad de ser felices. Nos refugiamos en nuestras relaciones y en el afecto de los que nos rodean y procuramos lo mejor para la humanidad. Esto no nos libra de conflictos, pero vemos más claro la posibilidad del futuro. Hacia donde queremos ir como humanidad.
¿Es malo que haya religiones?: para mí que no. Siempre y cuando se queden en eso, en creencias espirituales que no interfieran en la vida social. Muchos creen en John Lennon, pero hay quien piensa que era un egolatra inestable. Pues vale. Pero a ellos les sirve. Respeto por las ideas de los otros. Me hace gracia la lucha de religiones; literalmente matandose por demostrar quien en más buena persona. La religion está reñida con el poder, pero Roma no lo entiende. ¡Vaya por Dios!.

Pero luego hay otro grupo de personas que han sido abandonadas a la realidad por unos padres sin creencias, con dinero y sin educación. Tenemos gentes cuyo único fin es acumular poder y riqueza. El problema es que en España esto ha sucedido tan de golpe que ha generado una clase media sin ideología de ningún tipo, sin discusión, sin preguntas que resolver. Yo soy bastante inculto y no sé dar nombres a las cosas, pero los que habéis estudiado seguro que tenéis nombres para estos fenómenos.

Lo que planteo es que mientras no se resuelva esta cuestión, el mundo no avanzará y no cumpliremos nuestro objetivo como especie (si es que lo hay). Que no es "creced y multiplicaos", sino "creced y mejorad". Y no por supuesto al estilo nazi. Esa mejora de la especie, que no de la raza, consistirá en una mejora de las capacidades de nuestro cerebro. Cuantas menos horas pasemos frente a la televisión, emborrachándonos o diciendo gilipoyeces a voz en cuello a las tres de la mañana, antes creceremos como seres y como especie.
Ya sé que suena demagógico y tal vez lo sea. Pero querer es poder. Los ricos deben entender que su riqueza es una suerte que no se puede malgastar despilfarrando lo que tienen. Que tienen más obligaciones con el mundo que los pobres. Decía una vez Tierno Galván que para que la gente no tirara papeles al suelo, primero había que poner papeleras. No se puede pedir que las clases menos favorecidas sean cultas, educadas, elegantes, si lo más canalla se encuentra subido a un 4x4. Cuando veo a una persona con dinero, educada y amable, me derrito por dentro. Y no olvidemos que todas las revoluciones han partido de ideólogos de clase alta.
Creo que ya ha pasado el tiempo de las revoluciones sangrientas. Debemos demostrar a China, Estados Unidos, Rusia y a nosotros mismos que estamos en la era del "yo soy mejor persona". En vez de la carrera armamentista, debemos abordar la carrera contra el hambre y por los derechos humanos. A ver quién salva más paises. A ver quién demuestra más cultura. Sólo así podremos salvarnos, creo. Y el que quiera rezar, que rece en paz y silencio.

jueves, 13 de diciembre de 2007

¿Vivir hacinados es mas verde?

Hay gente que mezcla todo. La última chorrada: Vivir hacinados es mas verde o, traducido, vivir en piso es mejor que vivir en chalet.
Aparte del hecho de que eso lo dirán los que ya tienen su chalet, es mentira. No es más verde, simplemente consume menos energía. Los gobiernos no saben cómo ahorrar energía.
Pero veamos. Verde, que yo sepa, quiere decir respeta el medio ambiente y contamina menos. La energía eléctrica se obtiene de muchas maneras. El cuánta energía se consuma nada tiene que ver con cómo se obtenga. Qué tendrán que ver los c...... pa'l pulso, que decimos por aquí.
Vivir hacinados contamina (a los seres humanos y -por tanto- a la naturaleza), igual que contamina el ruido, ya que hace más difícil la convivencia. Al final del artículo que enlazo, se extiende esta visión de la jugada.

lunes, 3 de diciembre de 2007

¿Justicia o venganza?

Muchas veces, muchas personas que han sufrido una injusticia, se encastillan en ella y acaban siendo injustos en base al daño sufrido por ellos. Así se convierten a la vez en transmisores de ello. Cuantas rencillas familiares no se basan en una infancia problemática, en base a la que se ha construido toda una vida equivocada. Luego viene la frase esa de "es que de pequeño no me trataban bien" (Para qué servirá la madurez, digo yo). De este modo surgen todos esos conflictos en los que no se sabe quien empezó y que muchas veces acaban en violencia.
Creo que hay que tener muy claro que nada justifica la injusticia. Esto siempre me recuerda a cuando estaba en la mili en la que inculcaban que si se consideraba que un castigo era injusto, se podía reclamar, pero había que cumplirlo. Todo esto lo digo porque hay que frenar cuando uno se vé impelido a pagar un daño con otro daño.
Porque luego, ¿dónde está el límite? La violencia no tiene reglas. Un insulto se contesta lo mismo con otro insulto o con una cuchillada.
Recuerdo alguna discusión de niños en la que un agresor (por ejemplo que pegú un empujón a otro) se queja de que el otyro le contesta con una patada. Dice que no es justo. ¿Quién puede decir lo que es justo?. La ley sólo habla de mesura en la defensa, no en la venganza. La venganza siempre es desmedida, porque yo te empujo y tu me empujas, vale, pero yo te he empujado por algo, por lo que vuelvo a empujar... ¿y ahora qué?
No hay que poner la otra mejilla pero la razón siempre es un arma mucho menos dañina y más efectiva. Se trata de buscar la verdad, no el triunfo.
Si tienes enfrente a alguien que sólo persigue el triunfo, mejor llama aun guardia.