viernes, 30 de marzo de 2007

Cum Laude a los 93


Si todos hiciéramos así, ni guerras ni na.

7 comentarios:

Tanhäuser dijo...

Vaya tío. Chapeau.

adelle dijo...

Si se ha pasado la vida estudiando, me pregunto ¿de que vive este señor?
Mis respetos y ojala todos llegaramos a viejos con la lucides que te permite estudiar, como logro personal excelente, pero cual es el beneficio para los demas, tendra tiempo él de aplicar lo aprendido?

Camilo dijo...

Adelle: mi forma de verlo es la siguiente. Cuando un hombre es viejo, lo que quiere a veces es estar contento con lo que ha hecho en la vida; no dejar nada en el camino. O bien este hombre estuvo toda su vida aburrido y no encontró otra forma de pasar el rato, o este hombre era tenaz, tenía el firme deseo de hacer lo que hizo (quizá se lo prometió a alguien o a sí mismo).
Tengo un hermano que dejó de estudiar porque en casa no había dinero y tuvo que trabajar. A los 50 -tras 35 años de trabajo- la empresa le pactó un despido tras aburrirle. Bueno, pues tras aprender Java y hacerse el solito un servidor de datos con seguridad conectividad y tal -dejame presumir de hermano-, vio que que para que algo se use no basta con que sea bueno: hay que venderlo.
Así que se metió en la Universidad y ha hecho Derecho. Ahora se va a hacer un Master y no sé pa que narices lo va a usar, pero lo ha hecho.
Claro que tiene una mujer que le quiere mucho y le apoya, pero eso no le resta mérito. Se ha quitado la espina.
La postguerra todavía alarga su sombra hasta aquí. Esta es otra forma de curar heridas.

Camilo dijo...

Una anotación: como él no acabó de ver el tema de la venta de su Producto, cambió de tercio y se puso a hacer lo de Derecho.
Es que según lo he escrito parecía que uno llevó a lo otro.

Ferípula dijo...

Excelente! Esto es avanzar con el tiempo!

...te gustan los panqueques??? acabo de "postear" algunos!!! Te guardo!!!!! Un beso. :)

Maripuchi dijo...

Desde luego, este señor merece estas reseñas en prensa.
De todas formas, sólo por la experiencia, los estudios ya no son tan complicados.
Me explico. Si yo ahora me pongo a leer un libro de historia (el mío, el que yo estudiaba), al día siguiente saco un 10 en el examen...
La pena es que cuando estás en plena vorágine, no tienes ni la mitad de los recursos que te va dando la experiencia (y la sabiduría).

Es verdad el refrán de que el diablo sabe más por viejo que por diablo.

Un beso, Camilo.

Camilo dijo...

Yo es que sido un estudiante malisimo. Aún ahora me cuesta darle a los simples manuales.