sábado, 10 de febrero de 2007

Gracias por estar ahí.

Es una frase que leo mucho y yo mismo la pongo mucho: gracias por estar ahí. ¿Es porque nos hace felices pensar que hay alguien ahí?. ¿Es porque nos sentimos solos y nuestros blogertulios nos acompañan en estas feas y oscuras horas?. Da lo mismo; el caso es que estamos contentos de tener adultos con quienes discutir (aunque aquí se discute poco). A mí particularmente, me llena de gozo leer vuestros comentarios y soltaros los míos. Supongo que a vosotr@s os pasará igual. Hoy estoy cansado, así que me iré a dormir pronto. Gracias por seguir ahí.

5 comentarios:

MJ dijo...

Es lindo saber que en un lugar u otro, ya sea un blog o del otro lado del teléfono, cualquier lugar, hay alguien que nos escucha, quiere ser escuchado, o simplemente compartir algo, independientemente de los estados de ánimo, a veces estamos muy contentos y queremos compartirlo, no? =)

pensando con el corazon dijo...

Puede que sea la soledad, otras veces, necesidad de comunicar y crear más allá de una ciudad... otras el rincón donde nos descubrimso a nosotros mismos... En cualquier caso... GRACIAS POR ESTAR AHÍ

Sarsillo

Atlantica dijo...

He encontrado tu canción en mi blog y no puedo dejar de decirte, que no sé si casualdad o es que tienes un Don especial, pero la letra de esa bonita canción, me viene como anillo...
He entrado en tu blog y he echado un rápido vistazo y lo que he vissto me ha atraido tanto como para que esta tarde que espero tenerla más relajada "lo pasee" suficientemente ypueda compartir contigo algo más que este breve comentario.

Un gran abrazo con la esperanza de un largo caminar en compañia.xwkaoj

zalakain dijo...

Yo soy un tipo taciturno; eso, creo, está empezando a cambiar (ahora también yo me encuentro raro.

Que no diga nada no quiere decir que no esté.

Y al escribir esto lo entiendo anormal.

Estar realmente callado es / puede ser una forma de acompañar. Estar virtualmente callado no eh ná.

Arbillas dijo...

Yo a ratitos necesito mis ratitos, mi espacio, mis momentos, pero quizas disfruto de ellos porque sé que "estais ahí".

Es importante saber que se puede compartir mucho de tu vida con otras personas, y compartir parte de sus sentimientos.

Amar a los demas y "tenerlos ahí" es alimento para el espíritu.

Yo cuando me siento a veces triste o caidota , le doy un beso a "mi santo" y le digo, necesito alimentarme....

Que bella forma de crecer con este alimento nuestro de cada dia.

Un abrazo.