miércoles, 31 de enero de 2007

APAGUEMOS LAS LUCES EL 1 DE FEBRERO

Acción simple y concreta
El día 1 de febrero, de 19h55 hasta 20h, participad en la mas grande movilización de ciudadanos contra el cambio climático. La Alianza por el Planeta (grupo de asociaciones medio-ambientales) lanza una llamada sencilla a todos los ciudadanos, 5 minutos de respiro por el planeta: todo el mundo apaga sus luces y lámparas y todo lo que esté conectado a la red eléctrica el día 1 de febrero de 19h55 a 20 horas. No se trata de ahorrar 5 minutos de electricidad únicamente este dia, sino de llamar la atención de los ciudadanos, de los medios de comunicación y de los que dirigentes sobre el despilfarro de energía y la urgencia de pasar a la acción. 5 minutos de respiro por el planeta: no exige mucho tiempo, no cuesta nada, y demostrará que el cambio climático es un tema que tiene que pesar en todo debate político. ¿Por qué el día uno de febrero? Este día saldrá, en Paris, el nuevo informe del grupo de expertos climáticos de las naciones Unidas. Este acontecimiento tendrá lugar en Francia (en Europa) y no hay que dejar pasar la ocasión de apuntar los proyectiles sobre la urgencia de la situación climática mundial. Si todos participamos, esta acción tendrá un peso mediático y político real. Haz circular al máximo esta llamada a tu alrededor, a tus contactos, en tu red. Hazlo aparecer en tu página web y en tus correos.
Y APÚNTALO en tu agenda...
Ah! Y para que los "forofos" del SPAM no puedan usar este correo para utilizar las direcciones en otros fines, usa el campo CCO: y así nadie verá a quién más se lo has enviado!
¡Gracias!. El mundo te lo agradecerá

miércoles, 24 de enero de 2007

Jose, Pepa y Totín

Un día -hará unos venticuatro años- me entró una neura que me duró meses y que de vez en cuando suelta algún rabazo para que no me olvide de que los fantasmas siguen por ahí. Gracias a esa neura conocí a tres personas. Bueno, a una ya la conocía: mi hermano, que para bien o para mal, siempre está ahí; nunca me ofrece nada, pero nunca me niega nada. Es su forma de darse. Gracias.
Conocí a mi suegra y al corazón que tiene; aunque no lo saque mucho de paseo, no le cabe en el cuerpo. Y conocí a mi cuñada Marisa, Marisín, Totín, que estará en el Cielo porque, como dijo alguien, si no había Cielo, lo tuvieron que crear para ella. La mejor cuñada -y que las demás me perdonen porque también tienen buen corazón, pero a cada uno hay que darle lo suyo-. Marisa era de las que recogen perrillos abandonados -y no me refiero a esos animalitos de cuatro patas- y les daba el ánimo para seguir tirando. "Canción de la buena cuñada"
Gracias a ellos tres fui saliendo. Dos años después, y gracias al mamón de mi hijo recién nacido, empecé a dormir de nuevo. El andoba me hizo una cura de sueño cojonuda: símplemente no me dejaba dormir por las noches. Empecé a apreciar unas horas de sueño en lo que valían. Desde entonces (ventidos años) no he dejado de pegar ojo por las noches.
Y todo esto a qué viene; pues a que muchas personas me han dado mucho y no les ha costado y no se han dado cuenta de lo importante que era para mí. Y que alguien que lea eso dira: qué suerte. Pero siempre hay alguien así cerca; sólo que a veces tenemos miedo de pedir por si luego tenemos que dar: falso. El verdadero cariño no pide pagos. Y si quizá me da envidia Sarsillo por su gente y me gustaría ser uno de ellos, bueno, pues pienso: no se puede estar en todos los amenes; cada uno tiene sus amigos y sus oprtunidades de ayudar. Y ójala que a nadie le falten. Estos blogs son islitas en el mar donde las gaviotas viajeras recalan para tomar aliento. Buen viaje a todos.

lunes, 22 de enero de 2007

Las huellas doradas y las otras huellas

Quiero recomendaros la lectura de este relato que indico (Las huellas doradas )Lo he tomado de un recopilador de cuentos que he encontado por el blog de Sarsillo, otra bloguera. Os recomiendo su lectura. Es muy corto y creo que os gustará.

Y hablando de huellas, reconozco que soy una persona que deja huellas porque soy como las ranas, que se meten en todos los charcos.

Creo que he arreglado algunos desaguisados pero os voy a contar la que hice un día en que mi hija celebraba su cumple (creo que eran 6 o 7 años) en un Burguer King .Yaaaaaa lo sé; es que todos sus amiguitos también lo celebraban ahí y cuando salió de las vacas locas no volvimos a pisar uno. Por cierto, que ahora -ya tiene 20- a veces creo que es asidua visitadora de ellos aunque me asegura que no... pero traes muñequitos de esos...

Bueno, pues estaba también mi hermano con su hija y tenía el coche en doble fila junto al sitio entre otros muchos en doble fila. Teníamos un ojo puesto en el coche porque mi hermano no quería aparacar en doble fila y le convencí -mea culpa-. Pues nada, que miramos para acá, que volvemos a mirar para el coche y ahí mismito dos munipas con el recetario. Allá que nos fuimos y yo, como responsable, se lo fui a rreglar a mi hermano. "Miren que es que yo le he convencido, que estábamos mirando, que todos los coches están igual..." Que nada. Así que me fui calentando y calentándoles. Y mi hermano ya pidiéndome que lo dejara. Total, que al final dijeron que si yo me hubiera callado le hubieran puesto media multa, pero que se la ponían entera y que si no me callaba acabábamos en el puesto de policía. Creo que mi hermano aún me lo sigue agradeciendo. No me acuerdo si le pagué la multa, pero no creo.

domingo, 21 de enero de 2007

Domingo

El domingo ha empezado bien. Al salir de casa (ya solo el hecho de salir de casa es un buen principio) he tropezado con cuatro ciclistas: un padre con su hijo de unos seis años y detrás una madre con su hija de unos años. Me han gustado, me he "enamorado" de ellos. Luego he pensado que en todas partes cuecen habas y tal, pero no es lo mismo -y siento si esto molesta- que no es lo mismo verles en bicicleta que camino del centro comercial; o ver -como he visto después- a una madre, sola, fumando, empujando un cochecito de niño y llevando detrás a su hija de cinco o seis, con aspecto de poco cuidada. La vida es dura, y no depende todo del dinero, aunque por desgracia -y ahí radica el mal- sí mucho.

Este domingo no me ha fallado, ha salido el sol. He llevado a pasear a mi tía y nos hemos acercado al parquecito de Eva Perón, en la plaza de Roma de Madrid. Es como un parque del Retiro en pequeño. Una corta y amplia avenida y rotondas alrededor, con distintas zonas... no sé, muy cercano, muy castizo. Nos hemos sentado justo de cara al sol y ¡vive Dios que no hay nada más hermoso en Madrid que el sol del domingo por la mañana! Supongo que en vuetras ciudades pasará lo mismo.
Quizá se deba a que el resto de la semana, aunque también hay mañanas y hay sol, la gente va con prisas, los niños, si están, es con una niñera o con la madre a solas. Aquí hay más alegría y todo el mundo -en general- parece mas sosegado. En donde yo vivo también hay parques, pero son parque infantiles, como parques temáticos, muy estandarizados y sin viejos. Yo no entiendo un parque sin viejos sentados tomando el sol. Son tan importantes como los niños. Cuando un viejo sonrie, tiene algo especial, supongo que un toque de sabiduría, como un buen vino. Me estoy poniendo tonto. Es que después me he tomado una cerveza "sin", que me ha dado un puntillo para completar esta mañana.
Supongo que mañana llegará esa borrasca que nos anuncian y quizá por ello he apreciado más este lapso que nos ha sido regalado. No he tenido una semana muy buena, así que esto me ha compensado. Espero que tengáis vuestros momentos de sol también.
Como dijo una bloguera apenas conocida, la felicidad no dura. Es un cúmulo de momentos buenos. Quizá se trate de que la suma sea mayor que la de los momentos malos. Pero hay que ser desnaturalizado para solo tener momentos buenos, tal y como es la vida a nuestro alrededor. Yo creo que ya he pasado por la mitad de los males, que son los de los que empiezan. Ahora mee tocará empezar a despedir a mis mayores. No sé cómo será. Nunca he perdido a nadie muy querido... ¿habré querido a alguien? Porque sí he perdido a una cuñada, pero ni hermanos ni padres. Mi madre se fué demasiado pronto para darme cuenta e igual mi abuela conocida. Es por ello que quiero disfrutar de este momento de paz. Que tengáis buena semana.

domingo, 14 de enero de 2007

Política


Gracias a mi afición a la danza, he encontrado gente de todo tipo, entre ellos a mucha gente de movimientos alterativos. Esta gente suele estar en contra de los partidos políticos mayoritarios; no se fian ni del PSOE ni del PP. Les respeto porque ellos viven al margen de esta sociedad capitalista. Apenas la rozan en su contacto diario. Trabajan lo justo para obtener el dinero que les permite mantenerse. De su vida se ocupan ellos y no dependen del dinero para ello. No viven en la sociedad de consumo.Pero yo sí que voy a los Grandes Almacenes, a los hipers, a los centros comerciales; yo sí tengo mi dinerito en el banco y mis acciones, pocas o muchas. Vivo en el circuito de esta rueda de consumo.Mucha de esa gente alternativa va a las manifestaciones, luego viven la política. En cambio, la mayoría de la gente que participa de esta sociedad al ciento por ciento, no quieren saber de política, es decir, dejan que otros decidan por ellos; no reclaman, no denuncian; eso sí, se quejan. Se quejan mucho, se quejan de todo y por todo, pero no hacen nada y dejan que otros lo hagan por ellos; dejan que les manipulen. Porque no saben del valor de las cosas y del valor de la vida. No saben distinguir uno uno de lo otro. Para ellos es todo la misma cosa. Este es el famoso tema de "Tener o Ser" de Erich From.
Decía mi hermano el otro día que la gente se queja de que los partidos van a lo suyo, pero que nadie percibe que los periódicos que tanto denostan a los partidos también van a lo suyo. También van a lo suyo las empresas que patrocinan ongs y eventos musicales. Y que la gente que tanto critica el sistema también va a lo suyo. Todos ellos forman, formamos, el sistema. Por tanto, nadie se puede salir de él, salvo los alternativos -Dios les bendiga, que diría mi abuela-.
Nadie se puede rendir. O la política o el caos; porque las dictaduras -no se engañe nadie- son el caos. Yo he vivido los restos de una y era la leche. Cómo sería la dictadura en su apogeo. Que nadie frivolice con lo de "con Franco vivíamos mejor". Vivían mejor los adictos al Régimen y sólo algunos. Había muchos miserables que se creían importantes porque el Jefe les sonreía, aunque pasaran penurias como el resto.La Política es lo único que nos puede mantener lejos de eso. Sed de izquierdas, sed de derechas, defended el aborto o id contra él; pero sabed que el que está frene a vosotros puede que tenga algo de razón. Nunca tendréis derecho a callarle la boca.
La gente de mi generación estamos enfermos; mejor dicho, tenemos cicatrices de miedo y odio por la Gerra Civil. Nunca más, por favor, nunca más. Hablad, llorad, contad vuestro dolor, pero nunca más veáis en el contrario vuestro enemigo. Cuando alguien os susurre en el oido (ellos siempre susurran) que no debes consentir que alguien te haga "algo", miradle a los ojos y decidle "lo que no consiento es que tú me digas qué camino debo seguir".

domingo, 7 de enero de 2007

Redecora tu vida?


Tienes 40; 2 hijos, una hipoteca y varios viajes programados. Estás en medio de la vorágine. Un día pasa algo que te hace replantearte todo. Y piensas "¿por qué trabajo tanto?, ¿quiero esa casa? ¿mis hijos necesitan todas esas actividades? ¿tenemos que gastarnos tanto dinero en viajar?" Y luego sigues: "Si no gastase tanto, si no trabajase tanto, ¿qué haría con mi tiempo?; es más, ¿qué haría con todo el cerebro que liberaría?. Y esto sin hablar de todo lo que me compro: movil, portatil, cámara, video-cámara, home-cínema, coche, otro coche... ¿qué más?El caso es que ya tendría tiempo para leer o para pintar o para pasear en el campo. Sobre todo más que tiempo, tendría calma para hacerlo. Y con tiempo y calma podría pensar en si la sociedad en la que vivo me gusta o no; quizá me metiese en una organización de esas que cuestionan esta sociedad. Podría... pensar...
"Pero...cómo saco a mis hijos del cole ese que me cuesta una pasta y que no tengo ni idea en realidad de si es mejor que una escuela pública y donde sólo me garantizan que todos los niños son como mis hijos.Y cómo les digo a mis vecinos que no necesito la piscina, la barbacoa, la parabólica, el supercoche y que me voy a dedicar a criar tomates.Y sobre todo, cómo se lo digo a mi pareja. Ahí sabré si es la pareja de mi vida, según reaccione. Si me manda al psiquiatra es que o estoy realmente loco o está conmigo como está con su mesilla de noche. ¡Glúpita!.
"Y si fuera mi pareja quien me lo planteara, ¿cómo reaccionaría yo?"

miércoles, 3 de enero de 2007

Optimismo

No me queda más remedio que copiar el comentario que ha dejado Murasaki en el blog de Eduardo Punset sobre el optimismo (http://www.eduardpunset.es/blog/?p=84). Me encanta: "Realmente es difícil estar seguro de algo, de lo que nos enseñan o de lo que aprendemos por nuestra cuenta. Pero el optimismo propiamente humano, nos hace avanzar a pesar de todas nuestras dudas. El hecho de dudar nos invita a investigar, a conocer y a conversar para compartir ideas, ideales y teorías.
La seguridad de nuestra ignorancia respecto al entorno nos lleva al interés por aprender lo que los demás puedan enseñarnos y este ansia nos lleva a un leve despertar de la ignarancia."