domingo, 31 de diciembre de 2006

Hombres y mujeres del 2007

Para este año que empieza le pediría a unas mujeres que no mirasen al hombre que se quiere separar como el cabrón que pretende irse de rositas con otra: todos tenemos derecho a cambiar el rumbo de nuestra vida. A otras les pediría que no les diese miedo enfrentar una vida solas, porque siempre hay una mano dispuesta a ayudarles a salir adelante.
A unos hombres les pediría que no mirasen a la mujer como algo de su propiedad, como a ganado, porque no lo son. A otros hombres les diría que pidieran ayuda en cuanto sintiesen estallar en su cabeza la rabia y la violencia menazase llevarles al abismo.
A unas mujeres les pediría que no usasen a los hijos como medio para vengarse de ese hombre que fué su compañero porque el veneno siempre acaba por afectar al que lo suministra. A otras les diría que no cejen y que pidan justicia para con los hombres que olvidan que siguen siendo padres responsables de sus hijos, aunque se hayan separado.
A algunos les pediría que viesen que en una separación el hacerlo por las buenas es el único modo en que los hijos nos perdonen. A otros les diría que la vida no se acaba sin ella, que hay mucho que vivir y que una buena amiga es lo mejor que nos puede dar un matrimonio roto.
Paz y amor para los matrimonios rotos.

2 comentarios:

zalakain dijo...

sí: el veneno siempre acaba por afectar al que lo suministra cuando el otro ya está intoxicado y el hijo se ha convertido en el veneno.

Amor, amor para todos. La paz sólo en caso estrictamente necesario. Si es posible, antes que nada, libertad.

pensando con el corazon dijo...

Curioso.. yo también invertiría todo lo que has dicho...

Qué dificil esto de las separaciones... sobre todo cuando están los hijos..

Pues Paz, Amor y libertad...