viernes, 29 de diciembre de 2006

Acerca del amor


El Profesor Punset venía a decr el otro día que el amor es una serie de sustancias químicas que nos atan a otro ser humano.
¿Esta atadura puede ser autoinducida como las alergias?. Es decir: ¿el cerebro puede lanzar las mismas substancias químicas que lanza como respuesta a la sustancia de otro ser pero sin que haya ese otro ser? Pues creo que sí. De hecho, el amor platónico se basa en este hecho.
¿Tiene mono -sindrome de abstinencia- el amor? Creo que sí. La falta de estas sustancias generan un estado de necesidad que se debe calmar con otro amor. Yo no creo en los drogodependientes como algo distinto de los estimulo-dependientes. Pueden ser adictos a cualquier cosa. De hecho, creo que esa dependencia es necesaria hasta cierto punto, ya que nos permite atarnos a la sociedad. El problema es cuando eso se dispara (como con todo).
¿Se puede uno enamorar de algo distinto a una persona? Sí. Independientemente de las señales erroneas que desvirtuan la señal positiva del "amor" (fetichismos), se puede relacionar la sensación de amor con jardines, músicas o cuadros. Lógicamente supongo que ello depende de la fuerza del estímulo.
¿Qué diferencia existe entre la dependencia hacia otra persona y la dependencia hacia la tribu? Creo que la dependencia hacia la tribu -cualquier grupo- es un estado no contrario pero sí algo excluyente del estado de amor.
¿Por qué son tan atractivos los gatos abandonados (personas en estado de necesidad afectiva)? La empatía nos permite asimilar el dolor de otros. Así respondemos a las llamadas de socorro de otros seres. Pero ojo con implicarse afectívamente a nivel de pareja...

1 comentario:

pensando con el corazon dijo...

Eso es lo que realmente el ser humano debe superar... no relacionar el amor con la dependencia... que miedo!!!!