domingo, 31 de diciembre de 2006

Hombres y mujeres del 2007

Para este año que empieza le pediría a unas mujeres que no mirasen al hombre que se quiere separar como el cabrón que pretende irse de rositas con otra: todos tenemos derecho a cambiar el rumbo de nuestra vida. A otras les pediría que no les diese miedo enfrentar una vida solas, porque siempre hay una mano dispuesta a ayudarles a salir adelante.
A unos hombres les pediría que no mirasen a la mujer como algo de su propiedad, como a ganado, porque no lo son. A otros hombres les diría que pidieran ayuda en cuanto sintiesen estallar en su cabeza la rabia y la violencia menazase llevarles al abismo.
A unas mujeres les pediría que no usasen a los hijos como medio para vengarse de ese hombre que fué su compañero porque el veneno siempre acaba por afectar al que lo suministra. A otras les diría que no cejen y que pidan justicia para con los hombres que olvidan que siguen siendo padres responsables de sus hijos, aunque se hayan separado.
A algunos les pediría que viesen que en una separación el hacerlo por las buenas es el único modo en que los hijos nos perdonen. A otros les diría que la vida no se acaba sin ella, que hay mucho que vivir y que una buena amiga es lo mejor que nos puede dar un matrimonio roto.
Paz y amor para los matrimonios rotos.

sábado, 30 de diciembre de 2006

Muerte 2 - Vida 0

Hoy ha habido dos sucesos negativos para los que amamos la paz.

La ETA ha puesto una bomba, quizá como estertor, quizá como intento de forzar las cosas, pero a nosotros nos destroza la convivencia y debilita a nuestro "un poco" progresista gobierno.

Sadam Husein ha sido asesinado tras un juicio irregular y para evitar que se le juzgue por el asesinato de decenas de miles de kurdos con armas entregadas por los EEUU.

viernes, 29 de diciembre de 2006

Acerca del amor


El Profesor Punset venía a decr el otro día que el amor es una serie de sustancias químicas que nos atan a otro ser humano.
¿Esta atadura puede ser autoinducida como las alergias?. Es decir: ¿el cerebro puede lanzar las mismas substancias químicas que lanza como respuesta a la sustancia de otro ser pero sin que haya ese otro ser? Pues creo que sí. De hecho, el amor platónico se basa en este hecho.
¿Tiene mono -sindrome de abstinencia- el amor? Creo que sí. La falta de estas sustancias generan un estado de necesidad que se debe calmar con otro amor. Yo no creo en los drogodependientes como algo distinto de los estimulo-dependientes. Pueden ser adictos a cualquier cosa. De hecho, creo que esa dependencia es necesaria hasta cierto punto, ya que nos permite atarnos a la sociedad. El problema es cuando eso se dispara (como con todo).
¿Se puede uno enamorar de algo distinto a una persona? Sí. Independientemente de las señales erroneas que desvirtuan la señal positiva del "amor" (fetichismos), se puede relacionar la sensación de amor con jardines, músicas o cuadros. Lógicamente supongo que ello depende de la fuerza del estímulo.
¿Qué diferencia existe entre la dependencia hacia otra persona y la dependencia hacia la tribu? Creo que la dependencia hacia la tribu -cualquier grupo- es un estado no contrario pero sí algo excluyente del estado de amor.
¿Por qué son tan atractivos los gatos abandonados (personas en estado de necesidad afectiva)? La empatía nos permite asimilar el dolor de otros. Así respondemos a las llamadas de socorro de otros seres. Pero ojo con implicarse afectívamente a nivel de pareja...

domingo, 24 de diciembre de 2006

Vienvenido, Alex

El pasado 28 de Noviembre, mi amiga Ana me envió las fotos de su nuevo roro, Alex, hijo de ella y de su pareja, Joan. Ahí la pongo al respetable. Que seáis muy felices todos juntos. Un beso muy fuerte.



Lindo, ¿viste?

sábado, 23 de diciembre de 2006

Izquierdas y Derechas

Escribía Haro_Tecglen que ser de izquierdas es un estado mental. Que no basta con decir que se és de izquierdas. Primero hay que ser buena persona, que no es lo mismo que ser "decente". Hay que tener una ética.
Hay que ser consciente de que en el mundo existen los demás con los mismos derechos y obligaciones que uno; que uno tiene obligaciones para con la sociedad y no sólo derechos. Que el mundo funciona porque hay gente que cree en lo que acabo de decir.

Creo que estos mínimos valen igual para alguien de derechas. El problema es que no hay mucha gente de derechas; lo que hay es gente que va sólo a lo suyo y no quiere pensar en otra cosa, que en sí mismos y en sus hijos (pero les importa nada y menos que el mundo de esos hijos se vaya a la porra por el cambio climático). Yo creo que luego se pueden defender ciertas ideas como el no al aborto o la ley de mercado, desde una optica conservadora, pero sin perder las premisas que he puesto.

El problema es que normalmente la gente que defiende esos supuestos no cumple los previos. El que defiende el no al aborto no lo hace desde la conciencia, sino desde los dictados de su iglesia; y el que defiende el libre-mercado no lo hace desde un punto de vista de prosperidad de la sociedad, sino desde sus propios intereses (cuando tenga un problema clamará que por qué no le protege el estado).

martes, 19 de diciembre de 2006

Consomés

Es posible que un día sueltes una gracia y alguien te diga que has hecho un consomé; pero ¿qué es un consomé?


Consomé: Chiste rápido y sin gracia en base a jugar con una palabra. (p.ej.: "la pila que se apila" o "el movil que se moviliza").

Cómo nació la palabreja: Una Nochebuena en que estaba algo achispado tomábamos consomé antes de la carne y dije algo así como "el consomé que se consume". Mi hijo, que no pierde una, suntenció: "Papá; acabas de inventar el consomé". Desde entonces, hacer un consomé es hacer uno de esos chistes fáciles y sin puñetera gracia. Ahora ya no es sólo mi familia quien usa este término. Los amigos de mi hijo también...¡y sus padres!

Tened cuidado, porque los consomés se pegan y cuanto más achispado estás, peor.

domingo, 17 de diciembre de 2006

Mi Navidad


Llega la locura de la Navidad. Ya se nota en cómo los coches circulan más alocados de lo normal para tratarse de un domingo por la mañana, camino de los centros comerciales y grandes almacenes. Ya mi mujer comienza a ponerse negra, esperando que pasen las fiestas cuanto antes, mientras otros empiezan a embozar una sonrisita especial en la cara.
Pero mi Navidad no és -o no pretende ser- así. Yo entiendo que el ser humano -o sea, tú, yo y él y ella- necesita de ritos, como el del desayuno, el del funeral o el de las vacaciones. Todos estos ritos son discutibles, pero existen; nos permiten ir poniendo fechas o hitos a nuestra existencia -quizá por el afán de poder recordar luego, en los momentos de tranquilidad extrema o de desazón-, al tiempo que la hacen más amena.
El caso es que yo admito la Navidad como ese momento que hemos elegido para crear un periodo de paz al año, una tregua en la locura. Pero ¿Tregua? Al final hemos pervertido ese tiempo de reencuentro, de reposo, de introspección, conviertiéndolo en un tiempo de compromisos sociales, de carreras. Así que yo me niego; me niego a perder la Navidad y me niego a venderla al mejor postor. Quiero recibir mi regalo y ver la cara de felicidad del otro cuando recibe el mío. Quiero ver la cara de los seres queridos, satisfechos de estar con aquellos que nunca tienen tiempo para ir a verles.
Voy a intentar ver a toda mi familia o a llamarles. Una comida ritual con mis mayores y otro con la familia política. La nochevieja, si tengo buen plan, saldré y, si no, me quedaré en casa. El día 5 por la noche, me juntaré con mi familia a tomar el primer roscón con chocolate y nos daremos unos regalitos. Y el día de reyes, con las últimas fuerzas, iré a las casas que toque llevando y esperando los deseados regalos.
La familia en Navidad se vuelve muy exigente. Los más viejos exigen la atención y los adultos de mediana edad ceden y piden a sus vástagos que hagan el esfuerzo de ir a ver al abuelito o abuelita.
Tiempo perdido. La juventud es egoista y alocada, igual que lo seríamos nosotros si tuviéramos sus posibilidades y su libertad. ¿Quién, si tuviera amante esperándo, no pondría la excusa que fuera?

Navidad: comida de departamento.

Creo que la Navidad es un buen momento para reunir a los que no están nunca cerca, pero ¿los compañeros de trabajo? ¡Si les veo todos los días! ¡Por Dios!. ¿Que tengo que comer con el boniato de Chirmendez?, ¿o con el Jefe que acaba de negarme un día de permiso? No señor. Las Navidades son para los amigos y la familia. Y lo de los amigos sólo me vale si es para irse de juerga. ¡Pero una comida departamental! Que no, hombre, que no. Aquí nos han vendido una moto. Las empresas antiguamente, tan paternalistas ellas, daban una comida a los empleados y se daba el resto del día de permiso. Ahora las empresas no dan nada y los empleados tienen que montarse su jolgorio.
Pero una cosa es montarse su jolgorio y otra muy distinta la comida de Departamento, ¡Ahora los empleados pagamos las comidas de empresa! Pa ponerse a mear y no echar gota. Además, que estas comidas las promueve la empresa para "afianzar los lazos dentro del departamento"; ¿y -encima- pagamos nosotros? ¿pero es que nos han tomado por memos? Pues no. Si pago yo, me voy con quien quiero.
Así que este año me voy a ir de juerga con unos colegas del trabajo con los que he pasado las malas noches y los buenos momentos. Esos son mis compañeros. Y el que quiera ligar que se vaya a la copa de empresa, que alguna queda aún.

La madurez

El otro día aprehendí, porque saberlo, ya lo sabía -pero como se sabe el teorema de Thales, porque se ha creido sin más-, que los mayores no nos hacemos más sosegados por la madurez mental y espiritual, sino por la falta de fuerzas. Que es esa falta de fuerza la que nos da el reposo necesario para tomar las cosas de otro modo y madurar y no al revés. Sólo el tonto que no admite que ya no está para acometer locas hazañas físicas se arriesga al infarto.
No podemos enseñar nada a los chavales, sino que deben disfrutar de lo que tienen en cada momento, porque a los 13 podrán hacer cosas que perderán a los 25 y les pasará lo mismo a los 35 o a los 45 y demás. Pero habrá cosas de las que sólo podrán disfrutar según vayan pasando los años, con lo que el equilibrio se mantendrá si lo saben aceptar y tomar.
Yo me rompí una rodilla con 35 años; después es cuando he bailado, esquiado y crecido. Ya lo dicen, que la vida te da los palos necesarios para que te des cuenta de que no eres un diós y las alegrías justas para que no te apenes por ello.

domingo, 3 de diciembre de 2006

No tener alas

Le acabo de enviar un correo a mi amigo Gesh sobre su comentario a esta canción. Esta canción va sobre por qué bailamos y por qué hacemos el amor (y ahora me refiero a hacer el amor). Creo que necesitamos trascender de lo que el mundo nos pone delante de los ojos. Digamos que la naturaleza pone unos colores (los de la primavera, el invierno el otoño y el verano); después nosotros, los seres humanos, ponemos otros (el humo, el asfalto, los aditivos de los alimentos) y así nos encontramos con la necesidad de reinventar los colores primigenios. Digamos que por eso hacemos el amor, cantamos y bailamos(o pintamos). O es así como yo lo veo. Si nos pasamos reinventando nos llaman locos, si nos quedamos cortos, bobos; pero si acertamos, nos llaman genios.

La letra:
No puedo soportar no tener alas
no poder elevarme en la mañana
llevado en brazos del viento sobre la montaña.
No soporto esta piedra llamada cuerpo
este ancla lastrada que impide el vuelo
este monton de huesos que me ata al suelo.
No puedo, no quiero, no cejo y no me rindo
y por eso baila mi pobre cuerpo
por despegar y por sentirse
unos centímetros más cerca del cielo.

Y por eso amo y te busco en silencio
por dejar que mi cuerpo olvide que es cuerpo
y creer que es aire, alma implosiva sin freno.
Y por eso te beso: por salir de este cuerpo
a dar una vuelta por tu cuerpo sereno
y porque me quieras un poco y me erices el vello.

Donde aprendí lo que sé no enseñaban a volar
y ya bastante me cuesta ponerme a andar
miro al cielo a sabiendas
de que no podré despegar.
(Octubre 1999)

viernes, 1 de diciembre de 2006

Videos de los que ya no están

He leido en el blog de albanta un comentario acerca de cómo contarle a los niños quien fue una abuela que no conocieron pero que ven en las fotos. Y me ha recordado una cosa que pensé el otro día. Cómo será la impresión de nuestros descendientes cuando nos vean en los videos. A nosotros nos hablaban de nuestros abuelos y veíamos dos o tres fotos. Pero los ¡videos de la playa!. Será como si vieran una película y pudieran estar más cerca de sus antepasados. Creo que será raro, muy raro. Nos vamos acercando a la escena de Superman (el pobre Steve Reeves) cuando su padre le contesta a las preguntas, ¡aunque ya está muerto! ¡Y miles de años atrás! Alucina, vecina.

Gatos Abandonados

El otro día hablaba con un compañero acerca de esas personas que te atraen por la lástima que dan, aunque apenas las conoces, como a gatos abandonados. Comentábamos que esto se da mucho. El problema es que si te implicas demasiado, acabas hecho polvo, o con una relación que no deseabas. A estas personas hay que animarlas, apoyarlas y motivarlas, pero nunca liarse con ellas. Primero porque si siguen en la misma linea, te acaban hundiendo con ellas; segundo, porque si salen, puede que su personalidad "sana" no sea la que tú esperabas.
Lo mejor es implicarse con alguien que te muestre su realidad. Luego, ya depende de lo que te guste, pero ante todo, que sepas lo que hay.

jueves, 23 de noviembre de 2006

Hombres y Mujeres

Me hace gracia lo que he oido hoy: que una de cada tres mujeres no está satisfecha de su relación sexual. Teniendo en cuenta la cantidad de ellas que pasan del sexo, les va mejor que a nosotros, que no pasamos nada y tampoco nos va muy bien. Ja, ja.
¿Quién les ha contado que el amor de los hijos es suficiente? Luego llegan a los cincuenta y se quedan solas porque para entonces, nosotros ya nos hemos buscado la vida, la partida, el futbol o, los más arriesgados, otra pareja.


Y yo me pregunto, ¿por qué seguimos hablando de hombres y mujeres como en tiempos de la dictadura? Prefiero hablar de personas. No quiero hablar de que los hombres son o de que las mujeres son. Quiero hablar de tí y de mí, de la faena o del favor que me has hecho.
Quiero hablar de persona a persona. Estoy tan cansado de hombres y mujeres... Cuando un hombre o una mujer actuan en relación a su género, la cagan. Es mejor, creo yo, ser personas que sienten, que aman, que sufren o que rien. Sólo personas, seres humanos.